Diciembre 14, 2017

banner los altos adidas 11 16

También conocido como El Caballero del Deporte, Mario Salvador Camposeco López (6 de agosto de 1921-17 de junio de 1951), marcó una de las historias más emblemáticas del futbol quetzalteco. Su calidad le permitió ser uno de los máximos referentes en la época de oro del balompié nacional, también integró la Selección Nacional, en 1943.

 

En una guía rápida de compartimos siete cosas que talvez no conocías sobre el ídolo del futbol en Quetzaltenango.

 

1.- En aspecto físico, era delgado, veloz y vigoroso, además jugaba baloncesto. Algunos documentos periodísticos señalan que era de voz suave, carácter sencillo y su fama nunca cambió su manera de comportarse.

 

2.- Según citas documentales, inició su carrera en 1938, con el equipo América de Quetzaltenango, el cual utilizaba un uniforme negro, blanco y rayas verdes. Luego, de 1940 a 1950, jugó en las filas del Club Xelajú.

 

3.- En 1942 debutó en el plano internacional, luego que el técnico del Club Social y Deportivo Municipal de ese entonces, Manuel Felipe Carrera (nombre actual del estadio donde juega este conjunto capitalino), le solicitó refuerzo, pues enfrentarían al Atlante FC, de México.

 

camposeco 1

(© CARLOS GUZMÁN)

 

4.- En 1943, integró la Selección Nacional de Futbol, además fue parte del combinado azul y blanco que jugó en los campeonatos centroamericanos en El Salvador, Costa Rica y Guatemala, y en los VI Juegos Deportivos de Centroamérica y El Caribe. Su calidad llamó la atención en el extranjero, específicamente en México, donde un equipo le ofreció un interesante contrato, pero declinó por amor a su tierra.

 

5.- El 17 de junio de 1951, cuando Mario Camposeco estaba en su mejor momento, la Confederación Deportiva Autónoma de Guatemala de Quetzaltenango desarrolla una mañana deportiva, donde el principal atractivo fue el encuentro entre Xelajú y Comunicaciones. Esa fue una mañana soñada, pues Camposeco anotó los goles del triunfo (3-1).

 

mario 2

(© CARLOS GUZMÁN)

 

6.- Como premio a su destacada actuación, el 17 de junio por la tarde, un aficionado le invita a Camposeco a dar un paseo en avioneta. Pocos minutos después de su despegue, la aeronave cae en una vivienda en el barrio La Transfiguración, a un costado de la iglesia San Bartolomé, donde muere el ídolo quetzalteco.

 

7.- Como reconocimiento a su muestra de amor y entrega, el máximo representante del futbol de Quetzaltenango lleva su nombre, Xelajú Mario Camposeco o Xelajú MC, además el estadio, recinto del cinco veces campeón nacional, lleva su nombre. 

El Ranking fue publicado por el diario español AS, el Caballero del Deporte ocupa el cuarto lugar por anotar 23 goles con la selección nacional y por marcar historia en el Siglo XX.

 

AS USA es uno de los medios deportivos que más influyen a nivel mundial, ha elegido a los mejores según la trascendencia que han tenido en el país y a nivel internacional. La leyenda quetzalteca, está solo atrás de Carlos Ruiz, Óscar “La Coneja” Sánchez y Juan Carlos Plata.

 

Mario Camposeco era un joven delgado, vigoroso y veloz, de características innatas para la práctica del futbol y que también le sirvieron para ser considerado en la selección nacional de baloncesto en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 1950. Rápidamente llamó la atención de los comunicadores, afición, entrenadores, directivos y posteriormente de equipos extranjeros.

 

mario particular 2

 

De voz suave y reposada, y de carácter sencillo. La fama nunca limitó su don de gente. A pesar de que el aficionado lo idolatraba y escuchó miles de gargantas corear su nombre en los estadios, fue humilde dentro y fuera del campo, por eso fue llamado el Caballero del Deporte.

 

Te presentamos el ranking de AS:

 

 

  1. Carlos “el Pescadito Ruiz
  2. Óscar “la Coneja” Sánchez
  3. Juan Carlos “el Pin” Plata
  4. Mario Camposeco
  5. Dwigth Pezzarossi
  6. Marco Pappa
  7. Gonzalo Romero
  8. Freddy García
  9. Mario “el Loco” Rodríguez
  10. Byron Pérez

 

La figura de Mario Camposeco López surgió cuando el fútbol nacional estaba en su Época de Oro, y alternó al lado de jugadores como Valentín del Cid, Pepino Toledo, Armando Durán, Soldado de León y el Mito Marroquín, quienes eran los mejores futbolistas de la época. Mario Camposeco López estaba en lo mejor de su trayectoria futbolística a mediados de aquel entrañable siglo

 

Conoce aquí su historia: 

mario cam

La sede deportiva del cinco veces campeón de Liga, Xelajú MC, es el estadio Mario Camposeco, que inicialmente fue construido para el deporte escolar, pero que con el tiempo fue designado exclusivamente para el futbol y últimamente fue dado por la Municipalidad en usufructo al equipo quetzalteco, quien es el que los administra.

 

El estadio Escolar fue una idea original del ingeniero Arturo Aguirre Matheu, uno de los entusiastas del futbol, que a principios del siglo pasado, en 1902, junto con sus hermanos y el quetzalteco Delfino Sánchez introdujeron el futbol a nuestro país; Él le presentó la idea al doctor Gerardo Gordillo Barrios, entonces presidente del Congreso por aquellos años de 1947.

 

El ingeniero Aguirre Matheu le expuso al diputado la necesidad de dotar de parques deportivos a las ciudades del interior del país, pero no tuvo una respuesta inmediata, y se tuvo que esperar otros años para que la Ciudad de la Estrella tuviera un escenario deportivo digno.

 

Gordillo Barrios, entusiasta y emprendedor, terminó su periodo como diputado y fue nombrado Ministro de Educación Pública y con la llegado de dinero al deporte al haberse decretado la Autonomía del Deporte, aprovechó  las circunstancias y le solicitó al Congreso fondos para que se le asignaran a la dirección de Educación Física Escolar.

 

Aprobado el decreto gubernativo No. 345 de 1947, el doctor Gordillo Barrios, pidió a don Arturo Aguirre que concretara su idea con planos y cálculos de costo para entrar al terreno de la realidad. Esa es la historia de cómo surgió la idea de construir parques deportivos en los departamentos. Fuente: Libro de Oro del Futbol Guatemalteco de Jorge  Aguirre Matheu.

 

Prioridad Quetzaltenango

 

Dentro de los lugares designados para la creación de las mismas, estaba la ciudad de Quetzaltenango, cuyo Concejo Municipal otorgó uno de los campos enclavados en una de las zonas, ahora, principales de la ciudad, pero en aquel entonces era un barranco,  por lo que se iniciaron los trabajos para la construcción del estadio en el año de 1948, el primer estadio para niños en Guatemala, cuyo costo fue de ochenta y tres mil doscientos diecinueve quetzales, con noventa y ocho centavos.

 

El Estadio Escolar fue inaugurado el 8 de septiembre de 1950, durante la presidencia del doctor Juan José Arévalo Bermejo, bajo el nombre de Estadio Escolar. Durante la inauguración de la Primera Olimpiada Juvenil que se realizaron en Quetzaltenango, durante los días 8, 9 y 10 de septiembre de 1950, como parte de los festejos conmemorativos de la Independencia de Guatemala.

 

Poco tiempo después, a raíz de la muerte del Jugador emblemático del Xelajú, Mario Camposeco tras un accidente aéreo, en 1951, las autoridades educativas y deportivas deciden cambiar el nombre de Estadio Escolar a Estadio Escolar Mario Camposeco en honor a tan ilustre caballero del deporte.

 

Datos del estadio

 

Al inaugurarse el estadio Escolar, las especificaciones eran las siguientes:

 

Área: 12.612.50 Metros cuadrados, según un folleto del Ministerio de Educación Pública de la época, para la realidad eran 28,200 metros cuadrado.

 

En el centro una cancha de futbol reglamentaria, 105 metros de largo por 70 de ancho.

 

Ala Oriente: pista de 400 metros planos con seis carriles.

 

Costado Norte: Fosas para salto alto, largo y triple salto.

 

Costado Sur: Patios de Lanzamiento.

 

Capacidad (para 1950): 15,000 espectadores.

 

Un túnel llamativo conecta al campo de futbol a los vestidores, el primero que se hizo en Guatemala, para pasar independiente del lugar destinado para el público.

 

Ala Norte Oriente: Piscina de Natación: Largo 25 metros, ancho 10 metros, profundidad escalonada 1.60 a 1.25 metros (capacidad de la piscina 200,000 Galones. Agua Provisional de la Alcaldía Municipal, agua propia de pozo).

 

Vestidores: Ala Oriente seis vestidores, baño y servicios sanitarios para deportistas, servicios sanitarios para público en general.

 

Ala Sur: Taquilla y jardines.

 

Ala Sur-Oriente: Pista de basquetbol, softbol y tenis.

 

Puertas de entrada: 6 puertas de reja.

 

Salida: por tres calles.

 

Cambios

 

La Municipalidad de Quetzaltenango es la propietaria del coloso deportivo, quien a su vez se lo otorgó en calidad de usufructo al equipo del pueblo, quien es el que los administra.  Pero esa propiedad aún estas por verse, de acuerdo a un decreto emitido en tiempos de la presidencia de  Idígoras Fuentes.

 

Posteriormente, al popularizarse el Club Xelajú MC,  fue modificándose el estadio para su uso exclusivo en futbol, eliminándose así la pista de 400 metros planos, también denominándose solo como Estadio Mario Camposeco, teniendo capacidad para 7,000 aficionados.

 

En 1999 se remodeló el estadio, teniendo como principal objetivo la mejora del terreno de juego así como la introducción de drenaje tipo francés para la absorción del agua, en caso de partidos que se llevaran a cabo durante la lluvia. Remodelación que provocó que el equipo tuviera que jugar en una sede alterna, lo que contribuyó a un descenso.  Tiempo después se le introdujeron cuatro torres de iluminación para partidos nocturnos.

 

En 2005 se realizó la ampliación a los graderíos, especialmente del lado sur, aumentando la capacidad a 11,226 aficionados. En 2012 se mejoró el sistema de iluminación para poder disputar la edición de la CONCACAF Liga Campeones 2012-13.

 

El graderío de la las curvas norte, la preferencia y la tribuna están construidas de bloques de piedra volcánica, cuenta con una pequeña tribuna, alumbrado para juegos nocturnos y cabina aérea para radio y TV.

 

Torneos y equipos

 

El estadio fue sede de un encuentro pre mundialista entre las selecciones de Barbados y Guatemala en agosto de 2000 con miras al mundial de Japón-Corea 2002 y varios torneos juveniles de CONCACAF.

 

Entre los equipos que han pisado el pasto sagrado del Mario Camposeco están: las selecciones mayores de Guatemala, Cuba y Barbados.  Además de las selecciones nacionales juveniles de Honduras, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, México, Estados Unidos, Guyana, Cuba entre otros.

 

Entre los equipos internacionales que han  estado en el Mario Camposeco están: FC Baumit Admira Waker, de Austria, Pereira de Colombia, Huachipato de Chile, Racing Club de Haití, Saprissa, Cartaginés y Herediano de Costa Rica y Asociación Deportiva de Oriente, ADO, de Guadalajara y Tigres de Monterrey de México.

 

Así como: Tauro FC de Panamá, por El Salvador San Salvador FC, Ahuachapán, FAS, Águila y Luis Ángel Firpo.  Por Honduras Maratón, Vida y Real España. De Belice ha visitado el Mario Camposeco Real Verdes y Boca FC.

 

Últimamente ha sido visitado por dos grandes equipos mexicano, las chivas del Guadalajara y los rayados de Monterrey.  El último evento de gran magnitud fue el Campeonato Mundial de futbol escolar en 2015, en donde  la selección de Guatemala, representada por el colegio CEI de Quetzaltenango, fue subcampeona. 

 

En este recinto Deportivo también jugaron los equipos quetzaltecos que alguna vez participaron en la Liga Mayor como América, Rosario y Botrán. Ha sido sede alternativa de equipos de la Primera División, además de una final de esa categoría entre Suchitepéquez y Xinabajul en el 2000.

En los integrantes de Xelajú MC, a pesar de la muerte de su capitán y entrenador Mario Camposeco, los ánimos no decayeron, sino que al contrario, siguieron incrementando su posición y fama a nivel nacional, por lo que decidieron dar el siguiente paso: buscar subir a la Liga Mayor del futbol. Lo cual lograron un ocho de abril de 1957, en el desaparecido estadio Autonomía de la Ciudad Capital, aunque Oficialmente jugó como Quetzaltenango. 

 

Xelajú MC, para ascender a la liga mayor tuvo que enfrentar a selecciones de similar poderío a nivel nacional, dejando en el camino a Huehuetenango, Suchitepéquez, Totonicapán, luego ya en la ronda final enfrentaron Chiquimula y a Jalapa, a este segundo debió enfrentar en una ronda final para definir la selección que ascendería a la liga de los consagrados.  

 

El campeonato se denominó torneo departamental de ascenso a la división mayor, el primer rival que enfrentó fue la selección de Chiquimula, a la cual venció por seís goles a cuatro en el estadio Autonomía de Ciudad Capital el 3 de marzo de 1957. Los goles fueron obra de Aníbal de León, Guillermo Pérez en tres ocasiones, Hugo Castillo y Arnoldo Camposeco.

 

La selección de Baja Verapaz fue el segundo rival de los quetzaltecos el 17 de Marzo de 1957, al que venció en forma fácil por ocho goles a cero, siempre en el estadio Autonomía.  Los goleadores fueron los siguientes: Hugo Castillo, Julio Jolomná, Guillermo Pérez, con dos goles cada uno. Completaron la goleada Arnoldo Camposeco y Aníbal De León.

 

El tercer rival en la ronda final fue Jalapa, en donde el vencedor (llegaban empatados en puntos), obtendría el ascenso a la división mayor, pero los orientales sabiendo del poderío de los occidentales formaron una verdadera “muralla” cerca de su portería, lo que hizo imposible el buen accionar de los chivos.  Jalapa se puso a ganar pero Julio Jolomná hizo la paridad, con lo que la definición del ascenso se definiría en una serie final.

 

Xelajú Ascenso 1

 

El partido final se realizó en el estadio Autonomía el siete de abril de 1957, el equipo que era dirigido por Arnoldo Camposeco, (quien también era jugador). Camposeco lució sus mejores atributos y con una demostración de buen futbol, doblegó a Jalapa por 4-1, con goles de Guillermo Pérez en dos ocasiones, Julio Jolomná y Arnoldo Camposeco, con lo que logró el ansiado ascenso a la División Mayor de Guatemala, comenzando una historia plagado de éxitos, en el que se constituyeron como el mejor equipo departamental de Guatemala.

 

Los jugadores que dejaron plasmado el ascenso del Xelajú a la Liga Mayor.

 

Porteros: 

Jorge Girón y Luis Ralda

 

Defensas:

Elías Tobar García, Mario Illescas, García y Benjamín Albúrez

 

Medios:

Enrique Amezquita, Juan Zamudio, Julio Jolomná, Aníbal De León, Arturo López, Piedrasanta, Pereira y De León

 

Delanteros:

Arnoldo Camposeco, Hugo Castillo, Guillermo Pérez y Barrios.

 

Mañana lee: Primeros pasos en la Liga Mayor.

El 17 de junio de 1951, se marca para la historia de Quetzaltenango y especialmente para la comunidad deportiva, una de las tragedias más dolorosas: el fallecimiento del ídolo quetzalteco, Mario Camposeco, cerrándose así una época gloriosa para el futbol guatemalteco, en la que nació el nombre de Xelajú MC. 

En aquellos tiempos Xelajú no militaba en la Liga Mayor, para mantenerse en actividad se realizaban partidos con equipos capitalinos o del extranjero, y uno de los equipos habituales era Comunicaciones, aparte de la visita obligada que hacían cada año para jugar la Copa “Chivito” Andrade.

 

La Confederación Deportiva Autónoma de Quetzaltenango en su afán de darles espectáculo a los aficionados de la región occidental, organizó un partido de futbol entre el equipo local, Xelajú, y uno de los mejores equipos de Guatemala, Comunicaciones.

 

El estadio Escolar, recién construido por el Gobierno de la Revolución, estaba repleto de aficionados, dispuestos a ver un gran partido de futbol, entre las oncenas invitadas, como era una fiesta y se acostumbraba en aquellos años que los juegos eran “amenizados” por una banda de música, pero por la importancia del encuentro fue invitada la Marimba Ideal de Domingo Bethancourt.

 

El partido

 

En el encuentro, contra todos los pronósticos, lo comenzó a ganar el local, ya que el potencial del equipo capitalino era el mejor del país en ese entonces, contrario a los de casa sin mucho roce y ritmo futbolero.

 

Xelajú se puso en ventaja, por medio de Mario Camposeco quien logró anotar el gol en jugada individual, después consiguió otros dos, dejando el marcador tres goles a cero.  Victoria que en aquellos tiempos fue considera de memorable.

 

Su muerte

 

Como premio a su destacada labor en el encuentro, un aficionado capitalino, Mario Lavagnino, quien cortejaba a una dama de la sociedad quetzalteca, invitó al goleador a dar un paseo en su avioneta y sobrevolaron por la ciudad.  Minutos más tarde una falla mecánica provocó que esta perdiera altura y se desplomara en el barrio La Transfiguración. Murió instantáneamente Mario Camposeco y el piloto.

 

La noticia corrió como reguero de pólvora. En la ciudad provocó profunda consternación ya que Mario fue ejemplo y orgullo para el deporte guatemalteco.  Con su muerte comenzó la leyenda del ídolo.

 

Durante las honras fúnebres, sus compañeros de equipo, incluidos sus hermanos, para quienes fue una pérdida irreparable, ya que con la partida de Camposeco, se fue su patrocinador, su entrenador, su consejero, su amigo y para muchos un padre, decidieron agregarle su nombre al equipo Xelajú, quedando para la posteridad Xelajú Mario Camposeco. 

 

Las autoridades deportivas y gubernamentales por los servicios que Mario le había prestado a las diferentes selecciones en que participó y porque en ese momento era el mejor goleador del equipo nacional decidieron cambiarle al nombre al estadio Escolar, y paso a llamar estadio Mario Camposeco.

 

Lee mañana: El ascenso a la Liga Mayor

Página 1 de 2