Diciembre 14, 2017

banner los altos adidas 11 16

Adán Pérez y Pérez

Adán Pérez y Pérez

Adán Pérez Y Pérez (1963). Catedrático universitario por más de 24 años.

Director departamental de Educación de Quetzaltenango, (2004-2008). Su

aspiración es estar siempre al servicio de la sociedad guatemalteca, con

dignidad y decoro. aperez@diariodelosaltos.com 

Siempre he manifestado que nuestro país es muy rico en recursos naturales. La fauna y flora es diversa, -que en muchos casos-, desaprovechamos porque los gobiernos no han apoyado a los productores para darle valor agregado.  

 

Recientemente, viajé a uno de los municipios, que se ubica al norte de Quetzaltenango, encontrándome con varias fuentes de agua, -aunque ahora, ya nos son caudalosas como de antaño-, y, una variedad de productos de la época, y, para comentarles un poco, desayuné habas tiernas en caldo con apazote, tamalitos de elote y un elote cocido. ¡Qué rico! Luego, caminamos hacia la casa de uno de los vecinos, encontrándome con dos vacas y un ternero, -el vecino- entusiasmado, me comenta que la vaca cría una vez al año, ya he vendido varios terneros, me confía. Luego, caminamos hacia los árboles frutales, encontrándonos con árboles de durazno, de manzana, pera, entre otros. Me sorprendieron los árboles de manzana, las ramas se doblaban con tanta fruta, -bajemos algunas-, me dice el vecino, y, sólo al mover el árbol se caían las manzanas. Casi ya no comemos, me replica.

 

El relato anterior, es sólo un ejemplo, de que nuestro país es rico en recursos naturales, pero, los gobiernos no han tenido la visión de apoyar a los productores. El caso de la producción de manzana, se debe facilitar proceso de formación y capacitación a los productores, sobre temas: Producción, almacenamiento, comercialización e industrialización del producto. Si la manzana, se doblaban sus ramas por el peso de las frutas, -sin conocimientos científicos previos en la siembra-, entonces, producir con tecnología, podría ser mejor.

 

En cuanto al almacenamiento, actualmente, por ser el periodo de producción podría ser que el precio esté muy bajo, entonces, hay que enseñar a los productores formas de almacenamiento para que esté listo el producto en Navidad, -por ejemplo-, para sacar a la venta a nivel local, nacional e internacional. Pero, también, hay que preparar a los productores para la comercialización y apoyarlos en la apertura de mercados locales, regionales, nacionales e internacionales.

 

Otro aspecto, que hay que fortalecer en la producción local, es la industrialización del producto, es decir, sumarle valor agregado. El caso de la manzana, preparar jalea, conservas, jugos, pasteles, mermeladas, etc. Este es uno de los grandes desafíos de las autoridades municipales, departamentales y nacionales. ¿Qué se lograría con la producción, comercialización e industrialización de nuestros productos? La generación de empleos y aprovechamiento de nuestros productos.

 

Pero, para lograr lo anterior, resulta imprescindible la participación de todos los sectores, las autoridades; los establecimientos educativos, las autoridades educativas deben velar porque en el establecimiento se consuman productos locales; la sociedad en general, debemos consumir nuestros productos. En navidad, por ejemplo, regalemos y consumamos productos de las comunidades. Nuestros productos también son de calidad.

 

Fotografía: Cocinas y Recetas

La marcha del 20S, se puede denominar: La marcha de la dignidad y de la reivindicación del pueblo guatemalteco. El objetivo, era: No más impunidad y corrupción.

 

A esta marcha multitudinaria y paro nacional, participaron madres con sus hijos en sus brazos o en la espalda, hombres y mujeres con capacidades especiales, profesionales, estudiantes, amas de casa, docentes, niños, campesinos, personal de las universidades, establecimientos públicos y privados, entre otros.

 

Fue impresionante ver la creatividad con que expresaban su rechazo a la impunidad y a la corrupción. Algunos utilizaron material reciclable, otros con mantas impresas y manuscritas. Pero, lo que causó mayor admiración fue el rodaje y sonido de un enorme tambor, empujado por dos o tres personas y una que ejecutaba. Otro aspecto que deseo resaltar fue la participación de la juventud, con sus cantos, consignas, en síntesis, desea un mejor país.

 

El pueblo pedía la renuncia del Presidente de la República y de los diputados, por el pacto de impunidad consensuado entre los dos organismos del Estado. Pero, como la renuncia no se esperaba de la noche a la mañana de parte del Presidente, -aunque en su campaña había prometido renunciar si el Pueblo lo pedía desde la plaza-; tampoco los Diputados lo harían. No obstante, el Pueblo les está enviando un mensaje, claro: No más impunidad y corrupción. Este mensaje no sólo es para el Presidente y los diputados, sino va para todos los empleados y funcionarios públicos; Alcaldes Municipales; Gobernadores; y, a las futuras autoridades del país.

 

Pero, para que se logre erradicar la impunidad y la corrupción, es imprescindible que las actuales y futuras autoridades cambien su forma de ver y actuar en la política partidista. Todos deben ver en la política una oportunidad de servir al pueblo. La política es servicio y no una oportunidad de enriquecerse ilícitamente. Como dijera Pepe Mujica, a quien le guste el dinero, que no se meta a la política, que se meta al comercio, la política es servicio. En realidad, es así, por ejemplo, todas las instituciones están creadas para satisfacer las necesidades de la población, y por lo mismo, los que lleguen a trabajar en ellas deben estar al servicio de la población.

 

No obstante, ante estas circunstancias, el pueblo, -en el futuro-, debe elegir a personas capaces y que hayan demostrado espíritu de servicio. En este sentido, Carlos Gaviria Díaz, señala: “Cuando un candidato invierte millones y millones en su campaña: No es un candidato, es un empresario y como empresario cuando sea alcalde, solo pensará en sacar lucro, provecho y en lo que menos pensará… será en la gente.” En nuestro país, generalmente, ganan las elecciones las personas que invierten más o el menos capaz. Ojalá, que las futuras generaciones se preparen bien para que dirijan los destinos de nuestro país, pero, con espíritu de servicio. 

Pero, para transformar la educación superior es importante la participación consciente de los estudiantes, docentes, autoridades universitarias y los diferentes sectores de la sociedad guatemalteca.

 

C) En la educación superior no se educa integralmente al estudiante, -en muchos casos-, sólo se le transmite información o conocimientos teóricos. Para argumentar este aspecto por superar, cité lo que indica la Ley de Educación Nacional, Decreto 12-91, en el Artículo 1º. Principios. La educación en Guatemala se fundamenta en los siguientes principios: numeral 3. “Tiene al educando como centro y sujeto del proceso educativo.” El contenido de este artículo, no se cumple en todo el sistema educativo, desde la preprimaria hasta la universidad; primero, porque el presupuesto asignado al Ministerio de Educación y a la universidad, no es suficiente para atender las necesidades que implica el proceso educativo. Segundo, porque el presupuesto asignado se destina, en un alto porcentaje, a satisfacer los compromisos salariales del personal docente y administrativo. Por lo mismo, el centro y sujeto del proceso educativo no es el estudiante.

 

También, en el numeral 7, del artículo citado de la Ley de Educación Nacional, señala: “Es un proceso científico, humanístico, crítico, dinámico, participativo y transformador.” Según estas características de la educación de calidad, desde el marco legal, no se cumple la característica de humanística, es decir, desarrollar en el estudiante las cualidades y destrezas que fortalezcan su autoestima, autoconcepto, autoimagen, dicho en otras palabras, desarrollar en el estudiante la inteligencia emocional. Por esta razón, he manifestado en diferentes foros que no sólo hay que instruir sino también hay que educar.

 

D) El sistema de admisión de los estudiantes a las diferentes carreras universitarias, sólo evalúan conocimientos más no la vocación Profesional. Se debe evaluar la vocación de los estudiantes previo a su ingreso al estudio de una carrera. De esta manera se formarán mejores profesionales que estarán al servicio de la sociedad en todos los campos del desarrollo humano.

 

E) En algunas universidades aún no hacen uso eficiente y eficaz en el proceso de enseñanza aprendizaje de la Tecnología de la Información y de la Comunicación, TIC. Se debe incorporar el uso de las TIC, en el proceso de enseñanza aprendizaje. Pero, es importante capacitar a los docentes para el uso efectivo de las TIC y también a los estudiantes, de lo contrario, caerán en desuso.

 

F) Algunos estudiantes no tienen el hábito de la lectura y poco dominio de la investigación científica. La enseñanza y práctica del método de investigación científica debe ser durante el paso del estudiante en todos los niveles y modalidades del sistema educativo. Gracias por la invitación de los maestrantes. Les deseo éxitos. 

Actualmente, el sistema educativo guatemalteco enfrenta grades desafíos, y, por lo mismo, no se puede esperar que la educación superior esté mejor. Los estudiantes del nivel medio llegan con muchas falencias a la Universidad.

 

Ahora, bien ¿Cuáles son los principales problemas de la educación superior? Es difícil contestar la interrogante, no obstante, estas fueron mis respuestas:

 

a) Poco dominio y aplicación del método científico de investigación por los docentes y por los estudiantes; y, algunas universidades no poseen departamentos de investigación, y, las que poseen, no vinculan el proceso de investigación con la docencia o no disponen de los recursos financieros, equipos y materiales necesarios. En este sentido, Hernández Sampieri, señala dos objetivos fundamentales de la investigación, a saber: Llenar un vacío de conocimiento; y, Plantear la solución al problema de estudio; agrego, puede ser mixto, es decir, el logro de los dos objetivos fundamentales. Sin embargo, en las tesis u otras investigaciones, no se evidencia el logro de algunos de estos objetivos fundamentales. Lo que realizan los estudiantes, generalmente, es una concatenación de conocimientos y con muy escasa contextualización crítica. Luego, las universidades que tienen Centros de Investigación, difícilmente, logran vincular las líneas de investigación y la metodología de la investigación con el proceso de formación de los estudiantes y en coordinación con los profesores. Por lo mismo, es importante, revisar este proceso de coordinación. En el CUNOC, por ejemplo,  se ha iniciado la revisión del marco normativo de la investigación, las líneas de investigación, las condiciones contractuales de los profesores investigadores; y el planteamiento de estrategias de coordinación. Asimismo, es importante indicar que la Universidad Rafael Landívar, cuenta con una Vice Rectoría para la Investigación.

 

b) La docencia en la educación superior, se realiza, -en muchos casos-, por profesionales aficionados a la docencia, por lo mismo, es imperativo la formación en docencia superior. No obstante, algunas universidades están tomando conciencia de la importancia de esta necesidad académica. Es el caso de la Universidad Mesoamericana, que, en un alto porcentaje de sus profesores poseen la Maestría en Docencia Superior.

 

 

Este problema es difícil de externarla porque es una realidad en las diferentes Universidades.  Casi en todas, se encuentran profesores trabajando sin la formación andragógjca y didáctica. En este sentido, es importante señalar, que, para la enseñanza aprendizaje en todos los niveles y modalidades educativas, se requiere que el profesor domine métodos para la enseñanza aprendizaje, planificación educativa, psicología del aprendizaje, didáctica, principios de la didáctica, etc. etc. No obstante, en mi exposición, dejé claro que no demerito la formación de los profesionales de cada área del conocimiento, conozco a excelentes abogados, ingenieros, médicos, arquitectos, etc. que son expertos en la materia, lo único que les falta es el arte de enseñar. Continuará…

Recientemente, los estudiantes de la Maestría en Docencia Superior de la Universidad Mesoamericana, me invitaron a desarrollar la introducción del tema: Problemas actuales de la Educación Superior en la Región.

 

La invitación fue en el marco del II Congreso de Innovación en la Educación Superior, -CIES-; organizado por los estudiantes de la Maestría en Docencia Superior de la Universidad Mesoamericana, Sede Quetzaltenango. En este importante Congreso participaron autoridades del Centro Universitario de Occidente; Universidad Rafael Landívar; y de la Universidad Mesoamericana. Inicialmente, agradecí la confianza de los maestrantes y profesores, por tan significativa invitación y por la importancia del tema. Por lo mismo, comparto con usted, amigo lector, el resumen de mi presentación: Inicié con la pregunta ¿Por qué es importante la Educación Superior? Fundamenté la respuesta a la interrogante con el aporte de Nérici, que indica: “La enseñanza superior es de capital importancia para el desarrollo del país y para su independencia económica y política. En la época actual, la independencia de un país se conserva también por medio de la ciencia, toda vez que el desarrollo industrial y agrícola está ligada a la investigación y los pueblos que no consiguen realizar sus propias investigaciones tienen que ser FATALMENTE, tributarios de otros pueblos científicamente mejor preparados. La debilidad en el campo científico, en la producción y esta a su vez, en la economía.”  Pero, autoridades, docentes, estudiantes y sociedad, no hemos valorado en su justa dimensión, la Educación superior.

 

Luego, formulé otra pregunta ¿Cuáles son los objetivos de la Educación Superior? A. Víctor F. Savoy, señala, que uno de los objetivos es la transmisión y discusión de los conocimientos más avanzados.  Qué gran desafío para los profesores porque lograr este objetivo implica estar actualizados en los conocimientos más avanzados en los cursos que imparten. Asimismo, señala el autor, que tanto profesores como estudiantes deben dominar el método científico. La pregunta es ¿Todos los profesores dominamos con propiedad técnica y científica, la investigación? De hecho, es una de las materias reprobadas en todo el sistema educativo guatemalteco.

 

Asimismo, para Ortega y Gasset, los objetivos de la educación superior, son: Enseñar a ser hombre culto. Enseñar a ser buen profesional. Ser un centro de investigación. Entonces, la Universidad se encarga de pulir (en sentido figurado) a los estudiantes y futuros profesionales. Debe formar a los estudiantes en valores y desarrollar en ellos, las destrezas y habilidades específicas y genéricas que plantean las mallas curriculares de cada carrera. Pero, lo más importante es que se convierta la universidad en un centro de investigación. El problema es que, -aun-, algunas universidades no cuentan con centros o departamentos de investigación. Hay que recordar a las autoridades que una universidad sin centro de investigación no es universidad. Continuará...

Una de las conclusiones que podemos plantear como resultado del análisis de la parte I, de este tema, es: Que la Legislación educativa del país, -de alguna manera-, está teóricamente bien formulada.

 

Se señala que la educación debe ser científica, humanística, crítica, dinámica, participativa y transformadora; pero, en el campo de la realidad, existe una gran brecha. Los estudiantes del nivel medio no dominan la Matemática; y, Lenguaje y Comunicación, de acuerdo a los resultados de la Evaluación Diagnóstica, que realiza anualmente el Ministerio de Educación, -MINEDUC-. La pregunta es: ¿Cuáles son las causas de la baja calidad educativa?

 

No cabe la menor duda que las respuestas son múltiples de acuerdo al nivel de conocimiento y experiencia que podamos poseer en el campo educativo. No obstante, en esta ocasión deseo compartir una de las respuestas a la interrogante planteada, que he explicado en muchas ocasiones a diferentes equipos de educadores de los niveles y modalidades educativas. Uno de los problemas de nuestro sistema educativo es que hemos otorgado mayor importancia a la transmisión de conocimientos; y, hemos dejado al margen la generación de nuevos conocimientos, desarrollo de destrezas, habilidades y a la práctica de valores con nuestros estudiantes. Este proceso, -al que no le hemos dado importancia-, se le denomina Inteligencia Emocional.

 

Para desarrollar la inteligencia emocional, es preciso, cambiar el sistema de valoración de los aprendizajes; por ejemplo, en algunos establecimientos educativos, asignan 50 puntos para el dominio de los conocimientos, 30 puntos para el dominio de la práctica; y, 20 puntos para la práctica de los valores. ¿Qué pasaría si cambiáramos las notas, así: 50 puntos para la práctica de los valores, es decir, poner mayor énfasis en los valores, tales como, el respeto a la dignidad humana, la tolerancia, la cooperación, el trabajo en equipo, servicio social, aplicación de técnicas de lectura y de aprendizaje, etc. Como ocurre actualmente, los estudiantes conocen en teoría estos valores pero no los llevan a la práctica porque no se valorizan en su justa dimensión, en términos de notas. Luego, para la práctica, 20 puntos, es decir, que todo lo que se aprende, de alguna manera se debe llevar a la práctica. Y, 30 puntos para la valorización de los conocimientos. La propuesta es sencilla, invertir la forma de valorización de los aprendizajes.

 

¿Qué se espera con esta modalidad invertida? La aplicación de la inteligencia emocional. En este sentido, los estudiantes desarrollarán más la capacidad de análisis crítico, mayor responsabilidad, puntualidad, honestidad, trabajo en equipo, tolerancia, creatividad, seguridad en sí mismos, mayores destrezas y habilidades, etc. Con esta propuesta no estoy restando importancia a los conocimientos, al contrario, con mayor práctica habrá mayor aprendizaje y aprehensión. En este sentido, estaremos educando y no sólo instruyendo.

Con frecuencia solemos escuchar que la educación guatemalteca es de baja calidad. Al respecto, es imperativo plantearnos la siguiente interrogante ¿Qué es la educación de calidad?

 

En el artículo 1. Inciso g, de la Ley de Educación Nacional, Decreto 12-91, se enumeran claramente los principios que debe poseer la educación de calidad, así: Es un proceso científico, humanístico, crítico, dinámico, participativo y transformador. La pregunta obligada, es: El proceso educativo que realizamos en los diferentes niveles y modalidades del sistema educativo ¿Responde a estos principios? Para responder a esta interrogante, antes, debemos intentar explicar lo que significa cada principio, así: ¿Por qué la educación de calidad debe ser científica? Todo lo que enseñamos debe partir de la teoría existente y propiciar la generación de nuevos conocimientos a través de la investigación científica, pero, en realidad, los educadores no enseñamos a los estudiantes a investigar.  En este sentido, los estudiantes deben comprender y aplicar los pasos del método científico.

 

Asimismo ¿Por qué la educación de calidad debe ser humanística? En el mismo artículo 1, de la Ley de Educación Nacional, en el inciso c, se lee: Tiene al educando como centro y sujeto del proceso educativo. Es decir, que el sujeto más importante del proceso educativo es y debe ser el estudiante. Pero, en el sistema educativo guatemalteco, no se le da importancia al estudiante, veamos el siguiente argumento: Como efecto de la presión social, los diferentes Gobiernos de la República, apenas han llegado a asignar el 3% del Producto Interno Bruto, -PIB-;  al Presupuesto del Ministerio de Educación, -MINEDUC. Este porcentaje es el más bajo a nivel de Centroamérica. Por lo mismo, en cuanto a la alimentación escolar, a los estudiantes del área rural, se les asigna Q1.44 y a los del área urbana, Q 1.11. Con este argumentos se deduce que la educación no es humanista porque la sociedad guatemalteca no prioriza la atención de los estudiantes.

 

También ¿Por qué la educación de calidad debe ser crítica? En este principio se debe analizar el método y las estrategias de enseñanza aprendizaje, que utilizamos en el hecho educativo. Al respecto ¿Propiciamos que el estudiante analice, cuestione, comente, contradiga, proponga, realice, genere nuevos conocimientos? O simplemente ¿nos esmeramos en trasladar conocimientos? Al respecto, me atrevería a afirma que en un algo porcentaje sólo transmitimos conocimientos, a este proceso, se le denomina instruir. Los educadores debemos esmerarnos por educar.

 

Y, finalmente ¿Por qué la calidad educativa debe ser dinámica, participativa y transformadora? También, en estos principios de la calidad educativa, debemos analizar la metodología, las estrategias de enseñanza aprendizaje y de los resultados esperados. Entonces, procuremos educar y no sólo instruir. Continuará…

Metafóricamente hablando, nuestro país en muchos aspectos se encuentra en el fondo del precipicio, en: Seguridad alimentaria, inversión en educación, seguridad ciudadana, entre otros. .

 

Pero, para salir de ese precipicio, -tan hondo en muchos casos-, en lo social, político, económico, cultural, tecnológico; no creo, que se pueda lograr con el concurso de la clase política corrupta actual porque ellos han ingresado a ese campo con el propósito de aprovecharse y enriquecerse a través de los recursos financieros que se administran en las instituciones públicas.

 

No obstante, es imperativo que las actuales generaciones de educadores, en realidad, eduquemos a las presentes y futuras generaciones, con actitud y mentalidad de servir a la sociedad y de no servirse de ella. Al respecto, hay que enfatizar que la tarea educativa no sólo está a cargo de los docentes, sino también participan los padres de familia, las autoridades, medios de comunicación social, iglesias católicas y evangélicas, etc. Los padres de familia debemos enseñar a nuestros hijos, valores como la puntualidad, responsabilidad, honestidad, perseverancia, constancia, el servicio, respeto, entre otros. Mientras que las autoridades deben hacer honor a los cargos que desempeñan y estar al servicio de la sociedad. Asimismo, los medios de comunicación social, deben esforzarse porque entre sus ediciones lleven contenidos formativos y culturales, que no hagan apología de los asesinatos, de la corrupción, del dinero fácil, de las drogas, etc. Y, las instituciones religiosas también deben jugar su rol de formadores sociales y espirituales.

 

Entonces, todos los sectores de la sociedad guatemalteca debemos contribuir para que las nuevas generaciones se eduquen en el marco de la ética y la moral, pero, lo más importante será que practiquen los valores en su vida cotidiana. En muchos casos, por ejemplo, en los establecimientos educativos se enseña en teoría los valores, pero, en la práctica, constantemente, se pierden útiles escolares, celulares, dinero, papel higiénico, etc. Entonces, enseñar teóricamente los valores no tendría mucha significancia entre estudiantes y docentes.

 

Por lo anterior, educadores y sociedad en general, tenemos que esforzarnos para realizar cambios profundos en el sistema educativo de nuestro país, para que las nuevas generaciones, en realidad, logren los cambios que deseamos. Por supuesto que no será fácil porque la clase política ha dejado cimentado su actuar corrupto a través de las leyes y de las instituciones que en muchos casos está a su servicio. No obstante, tenemos que creer en las nuevas generaciones, por lo mismo, este cambio se debe iniciar en el campo educativo, pero, desde el seno de la familia como base de la sociedad. 

Recientemente, el Presidente de la República de Guatemala, presentó al Congreso de la República, la solicitud para que se declarara Estado de Calamidad, la reconstrucción de las carreteras del país.

 

Si hasta la fecha, y, en las condiciones en que se encuentran las carreteras del país, no hubiese un Ministerio específico para el efecto,  -los expertos asesores del Presidente-, le hubiesen recomendado la creación inmediata del Ministerio de Comunicaciones y Obras Públicas, y, una de sus justificaciones, sería, atender con celeridad y eficiencia el estado de las carreteras del país. Pero, como ya existe tal Ministerio, ahora, obviarlo y solicitar al Ministerio  de la Defensa Nacional, realizar la tarea de reconstruir las carreteras del país, no es lo correcto. Al respecto, surgen las siguientes interrogantes ¿Cuál ha sido y es la función principal del Ministerio de Comunicaciones y Obras Públicas? Velar por el buen estado de las carreteras del país, -creo- que es una de sus funciones. Luego, los integrantes del Ejército ¿Están preparados para el bacheo de las carreteras? Demos por echo que son polifacéticos, pero,  constitucionalmente no es su función. Si fuera así, entonces, que presten seguridad y que cuiden la soberanía nacional, los maestros o los médicos. Señor Presidente, deduzca la moraleja, zapatero a tu zapato.

 

Señor Presidente, el estado de las carreteras es deplorable, y, es por muchas razones; veamos algunas: a) En el momento de la construcción no existe supervisión para verificar la calidad del material que utilizan las empresas, y, todo el proceso de construcción. b) Creo, que los empresarios que construyen las carreteras debería pagar  una fianza o un seguro de garantía por cinco o diez años, como mínimo. De esta manera, construirían bien las carreteras porque no aceptarían utilizar o pagar la garantía. c) El mantenimiento de las carreteras debe ser continua o permanente. d) Para dirigir este y los otros Ministerios, deben ser nombrados profesionales con autoridad moral y formación académica sólida. Entonces, Señor Presidente, el mal estado de las carreteras no es su culpa, pero, solucionarlo es su responsabilidad, para ello, haga trabajar al personal del Ministerio de Comunicaciones y Obras Públicas.

 

Asimismo, Señor Presidente, declare Estado de Calamidad en educación y en salud y no sólo para la reconstrucción de las carreteras; actualmente, en educación, -usted lo sabe-, que para la refacción diaria de cada niño del área urbana, el Ministerio de Educación, -MINEDUC-,  transfiere la risible cantidad de: Q1.11; y para el área rural Q1.44; con estas cantidades ni un refresco se podría comprar. En salud, en muchos hospitales no hay medicina, camas, personal médico, equipo en buen estado. ¡Declare estado de calamidad! Pero, recuerde: zapatero a tu zapato. 

Quizás, los 36 años de conflicto armado interno, que sufrió nuestro país, hayan llevado a la eternidad a los verdaderos líderes y lideresas, que necesita la sociedad guatemalteca para el logro de su auténtico desarrollo.

 

Este tema viene al caso porque constantemente la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala, -CICIG-; y, el Ministerio Público, -MP; casi todos los viernes, e incluso algunos medios de comunicación, aluden, indicando, “Viernes de CICIG”,  giran órdenes de captura, -a peces gordos-, entre ellos, empresarios, académicos, políticos, militares, religiosos, etc. Los capturados y los prófugos de la justicia, -desde su área de dominio-, en algún momento, se presentaron ante la sociedad como líderes omnipotentes y omnipresentes. Ahora, que están presos y muchos prófugos de la justicia, nos preguntamos ¿Dónde están esos verdaderos líderes? En realidad son lobos vestidos con piel de oveja.

 

Además de los presos y prófugos de la justicia, -aún hay más-, refugiados en los partidos políticos tradicionales y algunos metidos debajo de las piedras, pidiendo al Ser Supremo, que los brazos de la señora de los ojos vendados, no los alcance. No obstante, pronto saldrán a pedir los votos de ese pueblo empobrecido, enfermo, marginado, que, con una migaja de pan buscarán comprarle la conciencia. Por lo mismo, seguimos con la pregunta ¿Dónde están los verdaderos líderes? Líderes, que sean del pueblo, trabajen por y para el pueblo. Los verdaderos líderes sirven a su pueblo con genuino espíritu de servicio, al respecto, puedo citar tres ejemplos, Fidel Castro, Barak Obama, Pepe Mujica; ellos estuvieron al servicio de su pueblo cuando les tocó servir como Presidente de sus respectivos países.

 

Ante los intolerables actos de corrupción de los políticos partidistas y que con el voto popular han accedido a cargos públicos, la sociedad guatemalteca, ha caído en la desesperanza, he incluso, algunos sectores han expresado, que roben pero poco, él o ella robó, pero dio a los pobres, etc. Expresiones para nada aceptables porque un verdadero líder o lideresa, debe practicar como forma de vida la honestidad y el servicio a la sociedad.

 

Ante esta realidad, la sociedad guatemalteca debe ir madurando políticamente, la maduración política se observará cuando valore y elija a los mejores hombres y mujeres para que dirijan con honestidad y servicio los destinos del país. Como dijera Pepe Mujica, a quien le guste el dinero que se meta al comercio y no a la política porque ésta es para servir a la sociedad. También se debe hacer un llamado a las mujeres y hombres académicos para que participen en la política partidista porque si hemos tenido y tenemos a gobernantes corruptos e incapaces es porque los buenos lo han permitido. ¿No cree?

 

Los excelentes académicos, no se meten a la política partidista porque argumentan que ésta es sucia, no, la política es una ciencia y es un arte, quienes la ensucian son los politiqueros. Por el amor a la patria hay que participar porque sólo el pueblo salva al pueblo. 

Página 1 de 3