Diciembre 14, 2017

banner los altos adidas 11 16

Oscar Soto

Oscar Soto

osoto@diariosdelosaltos.com

El ser humano en su más hondo sentir va en busca de metas que de una u otra manera van a determinar sus prioridades, depende de cómo se enfrente la vida así será su presente y su futuro, no cabe duda que la visión es importante determinarla para no estar vagando sin rumbo fijo por caminos que a veces nos llevan a perdernos.

 

En diferentes lugares nos encontramos con personajes que han bajado la guardia y sienten que el ser infelices es algo natural o divino, se han acomodado a ciertos patrones de conducta que les roba el derecho a soñar.

 

Como dicen algunos motivadores, cada problema es una oportunidad para superarnos, no quedarnos en él y pensar que todas las puertas están cerradas, llegando incluso al suicidio como única alternativa encontrada en una atormentada mente.

 

Es cierto que la realidad puede verse como algo incontrolable, fuera de todas nuestras fuerzas para superarla, pero de los grandes retos salen las grandes soluciones que pueden revertir todo lo negativo, todo depende del grado de conciencia que podamos adquirir para no doblegarnos por lo que nos sucede, que puede ser algo pasajero o algo que parece estacionarse como nube negra que no permite ver el sol.

 

No hay nada como comprender que si bien no todo puede ser solo para bien, tampoco de la misma manera no todo puede ser solo para mal, el mundo es un constante péndulo que en determinadas situaciones nos puede situar en uno de sus extremos o en el medio, como que nos reta a ver que tanto estamos preparados para salir de los obstáculos.

 

La forma de entender lo que tenemos frente a nosotros es cuestión de vida o muerte, como el ejemplo del vaso a medio llenar, unos dirán que está medio lleno y otros que medio vacío, percepciones que dan la pauta de paradigmas que en ocasiones nos ciegan el entendimiento o el conocimiento.

 

Es menester que aprendamos y a veces desaprendamos lo que nos toca vivir, nuestra existencia es dinámica, quien se queda quieto puede no llegar a conseguir lo que anhela muy fervientemente, nuestra mente debe estar ocupada con pensamientos positivos, no vale la pena vivir atormentados por situaciones que pueden ser hipotéticas y que nunca pueden ser realidad.

 

La vida nos convoca a abrir alas, ver con optimismo lo que estamos haciendo, tenemos el amplio derecho a ser felices, no permitamos que nadie nos robe ese derecho, abramos los ojos, miremos el cielo, la naturaleza al ser que amamos y, vayamos al encuentro de esa luz que nos hemos negado y, siempre ha estado ahí esperándonos para alumbrar nuestro sendero.

 

Si hay que luchar, luchemos, sin perder la calma, que la sonrisa nos acompañe y compartámosla con nuestros semejantes, dejemos por un  lado la queja y el lamento comprendamos que merecemos ser felices.

Las calles nos llaman

Septiembre 20, 2017

Un pueblo que sueña, también tiene que luchar por alcanzar sus más claros postulados por una vida en los linderos de la democracia y dignidad de sus ciudadanos.

 

De esa cuenta, la vida no es solo la contemplación de lo que está sucediendo en nuestro alrededor, es meternos de lleno en todo lo que pasa para bien o para mal, ser protagonista directo de las actuaciones que en un momento pueden ser determinante para el presente o el futuro.

 

Guatemala pasa por uno de sus momentos más críticos en la consolidación de la transparencia, las más recientes actuaciones de los que están en las máximas jerarquías del ejecutivo y legislativo nos dejan una mala experiencia que se presume como un dúo diabólico que no da muchas garantías para pensar en justas y honorables decisiones, el panorama pinta negro.

 

El diálogo y el encuentro que deben ser el norte para lograr perspectivas de nobles estadistas parecen estar muy lejos y, en contraposición las fuerzas oscurantistas parecen estar dispuestas a cerrar filas para continuar con propuestas de intereses mezquinos y que sienten muy cerca que la justicia les haga pagar por sus malos actos.

 

Algo que llora sangre es que en un país donde la miseria y la hambruna son constantes, el presidente es uno de los mejores pagados en América Latina y, ahora como balde de agua fría sale a la luz un bono adicional, algo que por dignidad debería no ser aceptado por quien está al mando del organismo ejecutivo.

 

El enriquecimiento “legal” a costa de la miseria ciudadana no tiene perdón, es urgente hacer una revisión y reajuste de los salarios de todos los servidores públicos en los altos puestos, para que todo esté acorde a la realidad socioeconómica guatemalteca, aquí es donde vemos que no ha cambiado la ambición por el poder para dejar en banca rota al Estado.

 

Las actuales circunstancias nos llevan a pensar que estamos en un callejón sin salida, a menos que el pueblo tome conciencia y haga presencia en la lucha por sacar de los puestos  de las diferentes estancias gubernamentales a los malos laborantes, solo así se podrá ver una luz en el túnel en estamos en estos tiempos

 

La alianza entre el ejecutivo y el legislativo para dejar intocable al presidente Jimmy Morales, hace que el más tranquilo y pacífico, pero con vergüenza y dignidad manifieste su inconformidad, señalando el mal precedente de quienes deben dar cumplimiento de los principios y valores inherentes a los cargos públicos.

 

Las calles parecen ser las últimas instancias que nos esperan para hacer sentir nuestra voz y velar por una depuración, iniciando con el presidente y diputados que dieron un claro mensaje de abrigar la corrupción y no permitir que las leyes aclaren cualquier duda en lo referente al actuar de quienes fueron electos por el pueblo, pero el pueblo también tienen el poder de enviar a prisión a los que están traicionando lo que ofrecieron en campañas politiqueras.

Por una independencia

Noviembre 29, -0001

“Libres, soberanos e independientes”, es el sueño de toda nación en el mundo, vocablos que a veces se repiten sin tener una clara noción de lo que esto implica, máxime en un país como Guatemala que ha pasado por momentos muy oscuros en su historia.

 

Para empezar, la independencia de poderes de acuerdo a nuestra constitución política, se ve empañada por tranzas y contubernios que a veces no salen a luz pero existen, la credibilidad está por los más bajos niveles y, esto ha obligado al pueblo a salir a las calles para demostrar su descontento.

 

Las políticas de la globalización en los diferentes aspectos del conglomerado mundial no permiten el pensar en una real independencia de los países que de una u otra manera están dependiendo de algo, según su grado de desarrollo, aquel sueño de ser totalmente independientes cada vez se esfuma más.

 

Los lazos económicos, sin duda son unos de los más fuertes que van dando la pauta de cómo debemos movernos y hacia dónde deben ir encaminadas las acciones de los diferentes gobernantes, esas ataduras económicas por lo general van acompañadas de dosis ideológicas que comprometen el rumbo a seguir.

 

Lo que parece una quimera, es algo por lo que se debe luchar, para ser lo más independientes posible, sabiendo de antemano que no se logra al cien  por ciento, mientras menos dependencia tengamos de algo, mayor será el desarrollo y menos se estará esperando de los demás.

 

Una de las primeras acciones tendrán que ir encaminadas por la vía de la educación, que será como la llave para comprender qué acciones nos liberan y cuáles nos encadenan, por eso se requiere de un sistema educativo crítico y propositivo que haga pensar a estudiantes y docentes para ir más allá de la simple repetición.

 

El diálogo y la duda juegan papel importante en este proceso para construir una sociedad que pueda ir rompiendo cadenas y, sobre todo estar conscientes que no todo viene de regalado, sino que se tiene que trabajar para ir paso a paso en busca de derroteros que nos hagan sentir que podemos caminar por nuestros propios medios.

 

Es tarea de todos, para desde la escuela ir comentando que lo de “libres, soberanos e independientes”, es solo algo por lo que debemos luchar y, que aún no existen los próceres que hayan alcanzado este anhelo, que muchas veces se queda en simples palabras sin ningún sustento real.

 

 

No olvidemos que la lectura puede contribuir en gran medida a comprender cuáles son los derroteros que nos pueden acercar a la tan ansiada independencia, sin conocimiento no podremos entender lo que pasa en nuestro alrededor, hay que entender que ese conocimiento no llega solo, hay que ir al encuentro de él para que sea la antorcha que ilumine nuestro actuar correctamente, un compromiso ciudadano que debemos emprender sin intereses mezquinos. 

Como una tarea pendiente dentro de nuestro contexto educativo, la lectura no ha contado con el respaldo y decidida promoción en las aulas de los diferentes niveles del actual sistema educativo nacional.

 

Pese a cierta indiferencia por conocer a los autores nacionales, la literatura por fortuna no ha parado en su labor creadora, de esa cuenta de manera independiente hay grupos y personas que no claudican en su intento de llevar la literatura a diferentes ámbitos de nuestra sociedad.

 

En este esfuerzo, desde hace ocho años se planifica con entusiasmo el Festival de Poesía Nacional promovido por el Club de Poesía de Casa Los Altos en la ciudad de Quetzaltenango, quienes dando un ejemplo de constancia, preocupación y ocupación se lanzan en esta faena de compartir poesía en diferentes escenarios de nuestra ciudad a partir del 31 de agosto.

 

Este encuentro anual, ya cuenta con el beneplácito de quienes gustan de escribir y compartir lo que están haciendo en este aspecto del arte de las letras, por ello se van entablando contactos para poder contar con una buena cantidad de poetas que nos den una pauta de cómo está la creación a nivel nacional en el trabajo de escribir.

 

Para este año, que es octavo de llevarse a cabo esta actividad, se decidió reconocer la trayectoria de la escritora Vilma Julieta Calderón Chávez, a quien está dedicado este festival, una forma de hacer justicia por la constancia, esfuerzo, dedicación y calidad de quienes llevan a cuestas el amor de fortalecer nuestra literatura.

 

En estos días se podrá tener el placer de leer y escuchar las diferentes propuestas a esta fiesta de las letras, un encuentro que más allá de lo artístico para fortalecer amistades y posibles intercambios que vayan aportando lazos de un mayor campo de difusión de lo que cada uno tiene.

 

Espero que maestros y padres de familia puedan asistir y motivar a sus estudiantes e hijos para que se interesen por este tipo de actividades, de igual manera que los que aman las letras se sientan comprometidos y más que ello identificados con este esfuerzo para compartirlo y agrandar el círculo de creadores y lectores.

 

Vale la pena recalcar que esto es como una fiesta para el espíritu, algo que hace tanta falta en una sociedad donde lo  material y el consumismo ha dejado por un lado el aspecto realmente humano, que muchas veces llevan las letras.

 

Hay que desearle larga vida a este festival, para que pueda también poder ser reproducido en otras ciudades y pueblos de nuestra patria, consolidando con ello el fortalecimiento de la práctica de la lectura y, en especial que conozcan en diferentes espacios a los que están dentro del quehacer de escribientes, niños, jóvenes y adultos tienen un buen motivo para tomar un libro y comentarlo con familiares y amigos, de ser posible en un momento poder estrechar la mano de los autores de algún libro que nos haya gustado.

El tomar la historia como elemento vital para la pertenencia local o nacional, es una herramienta que  no debemos de olvidar para difundir y concientizar los procesos sociales que han permitido llegar a donde estamos.

 

Con esta premisa, Quetzaltenango, como un municipio que ha dado muestras de su presencia en diferentes momentos de las principales páginas no solo locales, sino que ha trascendido fuera de las fronteras patrias, tiene como un deber impostergable no dejar todo en folios de remotos libros de actas donde se escribieron notables y rutinarios acontecimientos.

 

Esto lo entiende de manera muy bien es historiador Jorge Valverde Peña, que se ha tomado el tiempo para bucear en esas olas de las páginas que cuentan el devenir de la municipalidad de Quetzaltenango, trabajo que lleva consigo el leer y releer por un buen tiempo para ir extractando situaciones que nos puedan  dar luces para entender cómo es que se actuó en un periodo de tiempo que marca una centuria.

 

El producto de ello ya está plasmado en un libro, que de manera corta nos permite ir introduciéndonos en acontecimientos que dejaron huella dentro del vivir de diferentes corporaciones municipales que podemos catalogar como aciertos o desaciertos en la forma de manejar una sociedad que siempre está a la espera de mejoras materiales e intelectuales.

 

“Anécdotas de la Municipalidad de Quetzaltenango” Cien años de recopilación 1807-1907, es el título de la obra literaria de Valverde Peña, donde plasma “anécdotas curiosas y poco conocidas” como apunta en el prólogo, su trabajo tuvo como fuente principal el libro “Historia de Los Altos” de Manuel Aparicio Mérida complementado por un arduo trabajo de investigación para completar el trabajo realizado.

 

La presentación oficial se hará el 23 de agosto en el Instituto Quetzalteco de  Cultura Hispánica (Beneficencia Española) a partir de las 18:30 horas, donde se podrá adquirir una copia que venga a enriquecer  nuestro conocimiento de una interesante parte de la historia altense.

 

ANECDOTAS DE LA MUNICIPALIDAD

ANÉCTODAS DE LA MUNICIPALIDAD DE QUETZALTENANGO DE JORGE VALVERDE PEÑA ( © OSCAR SOTO)

 

Las cápsulas históricas que podrá leer en esta obra, le permitirá cultivar el entendimiento del acontecer de un siglo y, a la vez podrá despertar un espíritu crítico que nos lleve a un diálogo que nos dé luces de lo acontecido, establecer relaciones y poder vislumbrar derroteros que dignifiquen lo que nuestros ancestros realizaron y tratar que las  nuevas generaciones superen lo realizado por ellos.

 

Espero que puedan acercarse a estas páginas llenas de historia, para a partir de allí comprometerse en ser ejemplares ciudadanos que apunten al rescate de un terruño que exige de sus hijos sus mejores esfuerzos para ser el faro que ilumine un despertar  de la grandeza quetzalteca.

El diálogo y el consenso, son dos fundamentos vitales en la toma de decisiones dentro de la vida ciudadana-democrática, sin ello se corre el riesgo que las medidas que se tomen puedan terminar en confrontación que lleven al fracaso del trabajo de muchas horas.

 

En nuestro medio, como que es común que muchas de las propuestas para lograr la solución de problemas locales se toman de manera muy teórica, que quizá haya funcionado en otro lugar, pero que tiene características muy diferentes a las de nuestra región, se realiza más trabajo de escritorio que de campo.

 

Recientemente se efectuó en el Teatro Municipal de la ciudad de Quetzaltenango, un evento para presentar oficialmente la Plan de Ordenamiento Territorial (POT), producto de varios años de venir realizándolo, aunque llevó tiempo su realización, esto no implica que se haya tomado en cuenta a todos los protagonistas que tenían que decir algo sobre este plan.

 

Como consecuencia, ese día en el Teatro Municipal, varios dirigentes comunales demostraron su inconformidad, manifestando que no fueron tomados en cuenta y su voz no se dejó escuchar para dar a conocer el sentir de esas regiones municipales en un tema tan  importante, ya que tendrá consecuencias serias en especial en lo referente a cuestiones sociales y económicas.

 

La necesidad de un ordenamiento, nadie la discute, estamos viviendo en un desorden que poco a poco nos ha convertido en tierra de nadie, ventas en cualquier lugar, de igual manera no respetan las normas viales,  la basura por doquier, construcciones ilegales y la lista sigue.

 

Ante esto urge tomar acciones que nos lleven a ser más ordenados y cumplidores de las normas municipales, pero todo ese orden de las cosas debe ir acompañado de situaciones acorde al contexto social y económico, no se puede actuar solo por cuestiones técnicas y dejar por un lado en factor humano y la capacidad de pagar de los ciudadanos.

 

Todo esto nos lleva a proponer que se haga una socialización del POT en Quetzaltenango, para luego de realizar mesas de conocimiento y discusión llegar a un  común acuerdo que legitime un documento que si bien no contará con el cien por ciento de acuerdo, si pueda ver de manifiesto la aceptación de la mayoría.

 

Queda el llamado a la reflexión, para de manera serena y sin ambiciones políticas se pueda conseguir poder llegar al anhelado sueño por un Quetzaltenango más ordenado como muestra de una ciudad donde dé gusto verla en toda su magnitud de ser limpia, ordenada y de rescate de sus magníficas construcciones de nuestro centro histórico.

 

La tarea para la actual corporación municipal no es fácil, si lo hacen bien ganarán el beneplácito de todos los ciudadanos que esperan una pronta salida a este marasmo en que se ha convertido nuestra querida y muy lastimada ciudad, de lo contrario, se espera una resistencia a la  aceptación de algo que consideran fue realizado con consecuencias que dañaran su forma de vida en varias direcciones, fácilmente se puede pasar de héroe a villano, el tiempo lo dirá y espero que las consecuencias no sean nefastas. 

Históricamente, ya se ha demostrado que las dictaduras no conducen al anhelado bienestar social, dictaduras van y vienen, dando como resultado la frustración tarde o temprano, dejando en su torrentada la muerte.

 

Como dice un refrán popular, aunque la mona se vista de seda, mona se queda, esto se puede aplicar a las diferentes formas que se han presentado las dictaduras, aunque por todos los medios pretendan hacer creer que son de carácter democrático, sus actuaciones demuestran todo lo contrario.

 

Lo referente a las dictaduras se ha convertido en un tema mediático y viral en las redes sociales, tomando como referencia lo acontecido en Venezuela, donde el presidente Nicolás Maduro está aplicando políticas que son cuestionadas en diferentes medios de comunicación en un claro enfrentamiento de los habitantes de este país sudamericano.

 

Uno de los primeros planteamientos a tomar en cuenta es la credibilidad de los diferentes críticos que emiten su opinión con respecto a las dictaduras y si en Venezuela cabe este apelativo, que en un momento parece volver a reactivar las desgastas propuestas de izquierda o derecha.

 

En este tipo de ponencias, no faltan quienes opinan que es un tema que debe ser resuelto únicamente por los venezolanos, quizá con una mentalidad un poco corta, pues ahora en nuestro tiempo ya no se habla de países que puedan no tomar en cuenta el aspecto global en la toma de sus decisiones.

 

De una u otra manera no se puede quedar al margen de este asunto, donde ya diferentes críticos y representantes de varios países han dado su punto de vista, donde prevalece el criterio de no aceptar las directrices que está tomando Maduro en un país que no ve por donde encontrar una solución inteligente y de consenso nacional.

 

Mientras un país esté más alejado de los demás, sus posibilidades de superación se verán más restringidos, dando como consecuencia la desestabilidad y confrontación social, dejando un panorama sombrío, un laberinto en donde será difícil de encontrar una salida luminosa y de bienestar.

 

Si nos importa o no lo que acontece en Venezuela, es cuestión que merece un detenido estudio, no es para tratarlo muy a la ligera o de manera superficial, puesto que puede ser un referente que se puede imitar en otras regiones del mundo, las luces y oscuridades que nos deja en un plano difícil de entender para tomar partido, a la vez es un buen referente para abrir un diálogo serio sin fanatismos ideológicos.

 

La tarea no es un flan político o económico, es un reto que nos lleva a abrir los ojos y estar atentos hasta qué punto nos puede ayudar o condenar, mientras vemos el final, aprovechemos para aprender y sacar el mayor provecho dentro de una cultura política de altura.

El ser humano tiene la capacidad de ser un ente que no termina de crearse, su rueda histórica así lo demuestra, siempre existe unan dinámica por ir superando etapas para bien o para mal, pero no para en sus constantes planteamientos y replanteamientos que permitan alcanzar mejores formas de vida.

 

Dentro de todo esto, destaca la labor de la creatividad, que va mucha más allá de los laboratorios muy bien equipados, se puede ser creativo desde los más simples planteamientos que parecen minúsculos y sin mayor incidencia, hasta los que requieren de grandes inversiones para poder desarrollarse con todo un equipo humano y técnico, que luego de mucho tiempo presenta sus resultados.

 

Hay situaciones donde todo comienza como un juego y va creciendo de tal manera que nadie lo puede parar y termina siendo algo de consumo global, ejemplo varias de las aplicaciones y programas digitales dan clara muestra de ello, que con el paso del tiempo alcanzan una gran demanda, de igual manera puede ser que muchas de esta ideas se queden en el camino y no puedan llegar a cuajar como se quisiera.

 

La creatividad es a veces algo tan eventual, que la podemos tener frente a nuestras narices y no la podemos detectar, se nos escapa de las manos como agua que no volveremos a ver en nuestra existencia y, así es ese mundo que algunos pretendemos estar al acecho de algo que nos motive y dirija al paso de la creación.

 

Se puede crear un libro, un cuadro, un aparato técnico o científico, o de cualquier otra forma se puede llegar a ser parte de los que cambian algún aspecto de la vida, bien sea en su recreación o en el mejorar alguna de las actividades que a diario se realizan y que nos pueden ahorrar tiempo, trabajo y dinero.

 

Para ser parte de los creadores no basta con esperar que del cielo nos venga el camino a recorrer para ello, aunque no podemos negar que en algunos casos de la manera más insólita se despierta la chispa para la realización de algo que no tuvo todo un recorrido lógico, científico y planificado, pero llega a tener éxito, así nos lo demuestra la historia de los grandes creadores.

 

Ante estas circunstancias, tenemos que estar como se dice comúnmente “ojo al Cristo”, para no desperdiciar la capacidad o potencialidad que en algún momento de nuestra vida nos pueda dejar frente a la posibilidad de fomentar nuestra actividad, bien sea de manera espontánea o siguiendo un comprometido y constante trabajo que permita demostrar algo que consideramos que podemos aportar en bien de nuestra civilización de homo sapiens.

 

Recordemos que una creación puede ser motivo para con base en ella crear algo que mejore lo anterior, de ahí la importancia de la recreación que nos permita buscar nuevos horizontes o nuevas obras ayudados con los aporte que otros han realizado, el ser humano para considerarse como tal debe buscar crearse y recrearse con una constante actitud que dignifique su ser y lo trascienda a los más altos niveles de vida.

Las normas de convivencia pacífica en las naciones requieren de actitudes que lleven la inclusión de todos sus integrantes, procurando en bienestar común para alcanzar el desarrollo de quienes habitan un territorio.

 

Históricamente Guatemala ha sido un territorio de grandes divisiones y luchas por el poder, desde los mayas con sus ciudades estados, luego por las etnias que fueron quedando ante el aún no claramente explicado abandono de ciudades mayas.

 

La invasión española no quedó libre de la división de clases que llevó hasta las instancias de la independencia, que fue el resultado de intereses económicos entre las fracciones de clase poderosa de ese tiempo.

 

Es indiscutible el desplazamiento de los indígenas por los criollos, que desde la época independentista se fueron apoderando de los medios de producción y su explotación a veces de manera violenta y arbitraria, que se fue consolidando con el paso del tiempo, ante una clara falta de valores éticos y principios económicos.

 

Lo más lamentable en tiempos postindependentistas en nuestra patria, lo constituye que las diferencias se han ido ahondando y parece que no hay por donde se pueda llegar a un acuerdo que permita el perfecto entendimiento que elimine de raíz la discriminación, esto ha ido más lejos incluso dentro integrantes de una misma etnia donde se puede apreciar que existe una división por cuestiones por lo general económicas.

 

El estira y encoge por lograr posicionarse, como que no logra un consenso general, las leyes van y vienen, pero no logran conciliar a los diferentes sectores, pasando esto a ser un tema que parece no tener una ruta clara que deje a todos sus integrantes con una aceptación para unificarse en busca de una Guatemala próspera.

 

Los intentos por la inclusión indígena ha venido apareciendo en varios gobiernos guatemaltecos sin mayor éxito, se han llevado a cabo diálogos para socializar la idea de mejores condiciones de vida en especial para la etnia indígena, pero pese a las buenas intenciones y los gastos que esto implica parece que no encuentran salida al problema.

 

Esto quedó de manifiesto el 18 de julio del presente año, cuando el actual gobierno de Jimmy Morales montó todo un show para presentar la Guía para consultas a pueblos indígenas, de acuerdo a lo establecido por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), mientras en Guatemala se realizaba la presentación de esta guía, ya en diferentes partes de la república sectores indígenas manifestaban su inconformidad ante esto que consideran que no habían tomado en cuenta a todos y, que solo beneficiaría a la clase que ostenta el poder económico en nuestra patria.

 

Como que persiste la atmósfera maquiavélica de dividir al país, cuando lo que urge es que nos unamos para en forma granítica velar por una sociedad más justa, incluyente y democrática.

Cuando no se tienen las ideas claras, la improvisación hace gala en su presencia, dejando al descubierto la temeridad de asumir responsabilidades sin pleno dominio de lo que se pretende hacer para corregir errores y vislumbrar grandes proyectos.

 

Quetzaltenango, con toda una aureola histórica, como que le ha tocado venir en el más vil de los descensos en todos los aspectos que en un tiempo le dieron gloria con un gran número de apelativos que resaltaban su quehacer diario, con nostalgia recordamos “La tacita de Plata”, “Cuna de la Cultura”, “La ciudad de la Estrella”, solo por citar algunos.

 

Las recientes corporaciones municipales han pasado con más pena que gloria, donde la corrupción ha campeado y la falta de proyectos emblemáticos parecen haber quedado en  el sueño de los muertos, da la impresión que predominan los intereses personales, antes que lo social, despachándose onerosas dietas que no justifican el trabajo que realizan.

 

Mientras tanto en corridos ciudadanos, los comentarios no dejan de mostrar pena y enojo ante autoridades que no entienden de lo que es el diálogo, en diferentes oportunidades no permiten que se les plateen no solo problemas si no también algunas propuestas para solventar los padecimientos que a diario atormentan a los  quetzaltecos.

 

Parece que no terminan de aprender lo que significa ser parte de un concejo municipal y, este aprendizaje lo paga el pueblo, que a la hora de evaluar ve que lo aprendido es muy poco y, no hay cuando se vean los frutos, apareciendo como resultado únicamente excusas como práctica común en los mal llamados políticos que no entienden lo que esto significa.

 

Da la impresión que el pueblo ya calienta motores para exigir resultados y menos demagogia, el mensaje parece claro y, la apatía municipal parece no querer escuchar estos clamores que pueden ir en ascenso si no toman medidas prontas y correctas, como dice un refrán “No hay mal que dure cien años ni enfermo que los aguante”

 

Mientras más duren en venir los cambios positivos, más cerca está la fecha que todos decidamos tomar acciones que se consideren necesarias para enderezar la nave municipalista que parece hacer agua por diferentes partes y se pronostica su impostergable hundimiento.

 

Queda hacer una pausa, pausa rápida, para retomar el rumbo que dé confianza a la ciudadanía de que se están haciendo bien las cosas, mostrar un claro compromiso de cambiar respecto a lo realizado hasta ahora que ha dejado en deuda en varios aspectos.

 

La mira está bien puesta en cada uno de los movimientos de nuestro actual concejo municipal, las acciones a tomar ya se empiezan a discutir, queda claro que ya se está cansado de la espera, se toman la acertadas decisiones o de lo contrario que no se lamenten de lo que puede suceder ante un conflicto social que de un momento a otro puede pasar de la denuncia a la práctica de estrategias que pueden incluso no permitir que este concejo termine su periodo normalmente, así que ante el aviso no hay excusa de desconocimiento.

Página 1 de 3