Enero 18, 2018

banner los altos adidas 11 16

Congreso, nido de sinvergüenzas

By Julio 12, 2017 0

Como algunos de ustedes saben, soy adicto al café guatemalteco. Me encanta el olor que despide la cafetera o la prensa francesa en las mañanas y nada se compara con el primer sorbo a una buena taza caliente y fuerte de éste elixir de los dioses.

 

Pues en esas estaba ayer, realizando el ritual matutino de calentar el agua y preparar los recipientes necesarios para la elaboración de la perfecta taza de café; cuando recibo una llamada a través de la aplicación de Facebook. Era mi amigo Ovidio, a quién tengo casi dos años de no ver, pero que se tomó la molestia de llamar para saludarme y nos quedamos charlando por hora y media; me contó que se casó, se mudó al oriente del país, que ya tiene una nena y las labores que realiza para ganarse la vida.

 

Luego del protocolo de costumbre, me dijo que simpatizaba mucho con las publicaciones que he hecho y me felicitó por –según él- seguir diciendo las cosas como se deben decir; sin anestesia ni doble moral. Pues no lo puede evitar –le dije- es algo que como vos sabés, he hecho desde que era pequeño y muchas veces me he metido en grandes clavos por ser sincero e ir directo a la yugular.

 

Me comentó también que ha estado al tanto del acontecer político en Guatemala y de cómo cada día éste clima de ingobernabilidad nos recalca que vivimos en un Estado fallido.

 

Y no es que quiera hablar mal de mi país, me expresó. Es que simplemente es frustrante ver cómo los funcionarios y empleados públicos pareciera que se han confabulado para no sacar a Guatemala adelante. Prueba de ello es el Congreso me decía. Vemos como 158 ineptos, “electos” por la población, sólo llegan a sentarse, a dormir, a casaquear traídas por WhatsApp, o jugar Candy Crush en las reuniones del pleno; no saben ni conocen de leyes, ni del buen arte de gobernar. No mano, esta mara entró por un loterillazo debido al perverso y disfuncional sistema electoral del país. Con razón se oponen a abrir los listados y que la elección de los “padres de la patria” sea uninominal y promover reformas estructurales a la Ley Electoral y de Partidos Políticos; porque seguramente, ellos mismos pondrían el cuello bajo el hacha y sin lugar a dudas, rodarían sus cabezas.

 

Hoy, al ver las noticias en las diferentes plataformas digitales nos enteramos que los muñecos se niegan a seguir sesionando si no se les hace efectivo el pago del Bono 14 correspondiente a Q29,150.00; pese a que los hallazgos de la Contraloría General de Cuentas estipuló que éste debe darse a partir del salario base de un diputado que asciende a Q9,500; por lo que debe pagárseles en función de éste y no sobre los Q9,600.00 que reciben por dietas ni los Q 5,000.00 que reciben por gastos de representación. Además, ésta legislatura, debe devolver el Bono 14 y el Aguinaldo recibidos íntegramente el año anterior. Cosa que los muñecos rechazan rotundamente.

 

Me parece una desfacha y absoluto descaro que siendo evidente la improcedencia del artículo 1 del Decreto 42-42 de la Ley de Bonificación Anual, el cual indica que todos los patronos, sean del sector público o privado, deben cumplir con el pago de ésta prestación anual a sus trabajadores; equivalente al 100% del SALARIO ORDINARIO devengado mensualmente; siempre y cuando el trabajador haya permanecido en su puesto por un año completo o prorrateado en función de los meses que lleva laborando en la empresa o institución.

 

Ahora, yo me pregunto: ¿Será procedente pagarles a los muñecos por un trabajo que es evidente no realizan? ¿Qué dadas las condiciones en las arcas del país, éstos parásitos aún quieran seguir desangrando a Guatemala, a sabiendas que ya no puede más? ¿Será sensato que los mismos “legisladores” desconozcan las leyes en materia salarial y laboral? ¿Será buena idea seguir erogando un pistal para mantener un sistema político viejo y disfuncional? ¿Será que por nuestra apatía y falta de amor por nuestra patria sigamos aguantando éste y otros vejámenes perpetrados por quiénes dicen “gobernarnos”?

 

Definitivamente, el país se hunde y muchos de nosotros parecemos zombies expectantes en primera fila de cómo día con día, el país se termina de ir a la mierda.

 

Ups, perdón por la vulgaridad. Me alteré.

Valora este artículo
(0 votos)
Alejandro Maldonado

Director de Marketing del Diario de los Altos. Modelo 79; entrepreneur, amante del marketing, del café guatemalteco, del vino tinto, de las guapas mujeres y de la marimba. Cree en la libertad y la defiende sabiendo que puede perderla en el intento. amaldonados@diariodeloslatos.com