Enero 18, 2018

banner los altos adidas 11 16

Del viaje existencial de Okja y de cómo dejé de comer carne

By Julio 14, 2017 0

Netflix es una compañía que continúa en ascenso gracias a su buena estrategia y a su excelente contenido, pero esta vez la han sacado del parque. Okja, comenzó a captar el interés general incluso antes de su estreno. La película permaneció en la prensa durante el Festival de Cine de Cannes tanto por su contenido peculiar como por ser el centro de debate sobre la renuencia de la empresa a ceder sus imágenes originales para un lanzamiento teatral tradicional en cines franceses.

 

Okja es un proyecto en colaboración surcoreana  y americano que cuenta la historia de Mija, una adolescente que va a una aventura llena de acción para salvar a su mascota Okja, un súper cerdo genéticamente modificado creado por la misteriosa Mirando Corporation, y que ha sido llevado a Nueva York después de "ganar" un concurso de diez años para encontrar al más grande y mejor cerdo de la especie.

 

Hay algo sobre Okja muy nostálgico, pero también muy alegórico y acuciante. La narrativa de tomar a Okja de su hogar y enviarla para ser procesada como carne común llega a ser infinitamente angustiante de atestiguar para el espectador sensible. La naturaleza hipócrita de los amantes de los animales que comen carne se presenta de manera frontal y central en este filme, y como alguien que se ajustaba mucho a esa descripción, no puedo decir que Okja vaya a ser un plato fácil de digerir cuando la veas.

 

La película es mucho más que una toma sombría sobre el mercado de la carne, y sin duda hace todo lo posible para afectar a los espectadores y tirar de sus corazones al extremo. No es hasta que estás llorando que recuerdas que lo haces por un animal de granja ficticio, de gran tamaño, y modificado genéticamente.

 

En medio de la auténtica tristeza de algunos de los puntos clave de la trama, hay algo realmente estupendo acerca de Okja en su conjunto. Ecléctico es sin duda la palabra clave aquí, con personajes excéntricos y una mezcla de culturas que dan una sensación distintamente "mundana" a los procedimientos. Lo que esencialmente es una narración de misión de rescate de dos horas de duración, está marcada por una gran cantidad de humor negro y a veces absurdo por parte de Lucy, la directora ejecutiva de Mirando, y Johnny Wilcox, el supuesto veterinario amante de los animales.

 

La naturaleza extravagante de estos personajes mantiene al público atento y matiza la película antes de llegar a ser demasiado grave, para descender a una exploración profundamente deprimente de la ética animal. La película es guiada por Ahn Seo-hyun como Mija, y la joven actriz surcoreana aporta un desempeño muy entrañable y bien realizado junto a un puñado de estrellas consolidadas en Hollywood.

 

Seo-hyun exuda el tipo de determinación sin parecer precoz, que la hace tu amiga hasta el final del filme. Las intenciones de Mija son puras y son interpretadas por Seo-hyun de una manera increíblemente real. Aunque todo el reparto es digno de mención sin duda.

 

En general, a pesar de un carácter particular, y una segunda mitad de la película que rezaga un tanto en comparación con la primera, Okja se siente como una buena bocanada de aire fresco. Es una historia que tocará tu corazón y trabajará para romperlo, pero no la deseches sólo como una manipulación emocional, es mucho más que eso. Es posible que no quieras comer una salchicha por el resto de tu vida, y seguramente cambiará tu perspectiva respecto a los animales y su integridad.

Valora este artículo
(1 Voto)
Armando Diéguez

Armando Diéguez, guatemalteco, periodista por elección, incondicionalmente apasionado por la ciencia, el cine, la literatura, el medio ambiente y la realidad global. Formado en Ciencia Política y en Lengua y Literatura. Con experiencia en redacción y análisis durante los últimos dos años. Colabora con el diario digital español MUNDIARIO donde coordina el área de Economía y funge como analista de economía y política.