Diciembre 11, 2017

banner los altos adidas 11 16

#Blog | La niñez guatemalteca

By Octubre 03, 2017 0

Iniciamos el mes con la invocación de la niñez guatemalteca: 1 de octubre Día del Niño y la Niña. Hoy más que nunca, esta niñez necesita el cuidado, protección y apoyo de los mayores. Sin embargo, ese principio de protección y cuidado está lejos de convertirse en “la mayor felicidad” de realización de los sueños para estos pequeños.

 

Curiosamente se hace un folklor ante estos rostros de la niñez; que desde lo local, municipal y nacional celebraron con el día del niño y la niña: que la alcaldesa, que los diputados, que de autoridad comunal… les ponemos a recrear el modelo del sistema de los grandes… una pantomima, porque son ellos y ellas la parte más vulnerable de esta sociedad. Tal vez el único ejercicio que nos reta a vernos en el espejo es esa pregunta que se les lanza: ¿qué quieres ser cuando seas grande?

 

Las respuestas son tan variadas, pero reflejan de repente eso que necesitamos como sociedad: el servicio y la solidaridad. Por ejemplo dicen, quiero ser médico o doctora, profesor, abogado… el relevo es pues necesario, y sí, necesitamos asegurarles buena educación y que puedan trabajar por “una moralidad” más consciente que acarree correntadas de sonrisa y felicidad.

 

Sin embargo, la niñez está sometida y obligada a la violencia; toma distintas expresiones y acciones que en la mente humana jamás hubiésemos pensado que sucederían cuando nosotros éramos patojos del capirucho, del trompo, de las canicas, y el barrilete… se oyeron fiestas alusivas que nos hicieron recordar también lo que nosotros hicimos en nuestra niñez. Se convierte pues en el folklor de esa realidad que encubre el dolor en el contexto guatemalteco:

 

Niños abandonados de la manera más cruel e inhumana, trata de personas (utilizados en la venta de los parques, pidiendo limosna, abusos); otros han tenido que viajar solos en la realización del sueño americano; se pierde la confianza en los lugares de juegos para la niñez en los centros comerciales debido a las mentes perversas que andan “rondando” y mirando a quien tomar en el descuido de los padres. Es posible que sintamos dolor, rabia o impotencia ante tamaño abuso hacia los más vulnerables, que con su inocencia siempre nos juegan con su travesura y preguntas y preguntas del ¿por qué?...

 

La niñez no está segura en este país, es pues un llamado de atención para lo que debemos pensar seriamente y corregir. No debe ser tolerado ni permitido ningún abuso económico, social y político hacia la niñez; más bien, se trata de facilitarles felicidad, creatividad y confianza en que esta sociedad respeta y trabaja, y desde aquí, que la niñez tenga las oportunidades para desarrollar sus cualidades. De no hacerlo, corremos el riesgo de perder una generación más por la inseguridad y violencia a los que son sometidos desde pequeños.

 

Hasta ellos sufren del impacto de la privatización, ya no hay parques y juegos de recreación al aire libre, todo se hace ahora en un centro comercial o en algún restaurante. Tremendo. Pienso que se debe recuperar la calle, el parque y los lugares públicos para disfrutar con nuestros hijos e hijas. ¿No podríamos considerar tener unos juegos, por ejemplo, en el Parque Central de Xela o de Toto? De repente, de repente…

Valora este artículo
(0 votos)
Jesús Hernández Tohom

(1966) Nació en Totonicapán. Ha realizado estudios en ciencias sociales: filosofía, teología y sociología política. Aprovecha los medios para compartir programas educativos y análisis social. jhernandez@diariodelosaltos.com