Diciembre 15, 2017

banner los altos adidas 11 16

A propósito de formación docente

By Noviembre 17, 2017 0

La Educación es la base del desarrollo de la sociedad, y en nuestro país tiene como fin primordial, el desarrollo integral de la persona humana y el conocimiento de la realidad y cultura nacional y universal. Artículo 72. Ley de Educación Nacional. Dto. 12-91,  lo cual permite formar ciudadanos independientes, con madurez analítica y crítica para vivir en verdadera democracia. 

 

Inicio con esto, porque es necesario reflexionar sobre este tema que ha generado polémica en diferentes escenarios de la vida nacional, el fallo que recientemente emitió la Corte de Constitucionalidad  dejando sin efecto la carrera de BACHILLERATO EN CC. Y LL.  CON ORIENTACIÓN EN EDUCACIÓN cuyo fin es mejorar la calidad de educación a través de una posterior formación universitaria de tres años para obtener un Profesorado en Educación Primaria o un  Profesorado con una especialidad o licenciatura en Pedagogía para el nivel medio,  como lo es en países desarrollados educativamente.   Como antecedente quiero indicar que la carrera de MAGISTERIO quedó establecida según decreto legislativo No. 207 de fecha 30 de noviembre de 1945 y acuerdo gubernativo 81 del 18 de mayo de 1946. (Chávez Zepeda, Roberto. Educación Pública: antecedentes del país. Opinión, Prensa Libre. 30/09/17), siendo el Ministerio de Educación el único responsable de la formación de docentes a través de los gloriosos Institutos Normales que habían funcionado en varias cabeceras departamentales y algunos Normales Rurales, así como en algunos establecimientos privados autorizados. Durante muchas décadas fue la carrera elegida por gran sector de la población estudiantil, en la mayoría de casos NO POR VOCACIÓN, sino porque era la que estaba al alcance de todos y que con este título podían desempeñarse en cualquier trabajo; luego, los que lograban obtener un puesto como docentes, lo hacían  por obtener un salario o asegurar sus beneficios laborales más  que por verdadero sentimiento de Mentor. La mayoría  no se actualizó ni se superó académicamente,  lo cual ha repercutido en la niñez y juventud guatemalteca  que ha demostrado bajo nivel de conocimientos en las pruebas de Evaluación Diagnóstica y en  las de admisión a la Universidad de San Carlos, lo cual ha sido criticado duramente por la misma sociedad.

 

     Entonces, es necesario que continúe  el Bachillerato en CC. Y LL. con Orientación en Educación, pero con bases legales, pues lógicamente será  para los jóvenes que verdaderamente tienen vocación de maestros, sabiendo que tienen que terminar de formarse en la Universidad  para llegar a las escuelas donde son esperados por esa niñez deseosa de superarse.   Naturalmente, no es sólo la formación docente ni el currículum los factores de esta crisis;  es el mismo Estado el obligado a dar cumplimiento estricto a las POLÍTICAS EDUCATIVAS, primero aumentando el presupuesto del MINEDUC AL 7%  del PIB.   Si se actúa con voluntad, conciencia y transparencia vamos a salir del puesto 86 de 124  países calificados por el Foro Económico Mundial en el año 2015 en el Ranking Global de Educación.

 

Colaboración: Willy Fco. Castillo W.

Valora este artículo
(1 Voto)