Diciembre 14, 2017

banner los altos adidas 11 16

Iniciamos el mes con la invocación de la niñez guatemalteca: 1 de octubre Día del Niño y la Niña. Hoy más que nunca, esta niñez necesita el cuidado, protección y apoyo de los mayores. Sin embargo, ese principio de protección y cuidado está lejos de convertirse en “la mayor felicidad” de realización de los sueños para estos pequeños.

 

Curiosamente se hace un folklor ante estos rostros de la niñez; que desde lo local, municipal y nacional celebraron con el día del niño y la niña: que la alcaldesa, que los diputados, que de autoridad comunal… les ponemos a recrear el modelo del sistema de los grandes… una pantomima, porque son ellos y ellas la parte más vulnerable de esta sociedad. Tal vez el único ejercicio que nos reta a vernos en el espejo es esa pregunta que se les lanza: ¿qué quieres ser cuando seas grande?

 

Las respuestas son tan variadas, pero reflejan de repente eso que necesitamos como sociedad: el servicio y la solidaridad. Por ejemplo dicen, quiero ser médico o doctora, profesor, abogado… el relevo es pues necesario, y sí, necesitamos asegurarles buena educación y que puedan trabajar por “una moralidad” más consciente que acarree correntadas de sonrisa y felicidad.

 

Sin embargo, la niñez está sometida y obligada a la violencia; toma distintas expresiones y acciones que en la mente humana jamás hubiésemos pensado que sucederían cuando nosotros éramos patojos del capirucho, del trompo, de las canicas, y el barrilete… se oyeron fiestas alusivas que nos hicieron recordar también lo que nosotros hicimos en nuestra niñez. Se convierte pues en el folklor de esa realidad que encubre el dolor en el contexto guatemalteco:

 

Niños abandonados de la manera más cruel e inhumana, trata de personas (utilizados en la venta de los parques, pidiendo limosna, abusos); otros han tenido que viajar solos en la realización del sueño americano; se pierde la confianza en los lugares de juegos para la niñez en los centros comerciales debido a las mentes perversas que andan “rondando” y mirando a quien tomar en el descuido de los padres. Es posible que sintamos dolor, rabia o impotencia ante tamaño abuso hacia los más vulnerables, que con su inocencia siempre nos juegan con su travesura y preguntas y preguntas del ¿por qué?...

 

La niñez no está segura en este país, es pues un llamado de atención para lo que debemos pensar seriamente y corregir. No debe ser tolerado ni permitido ningún abuso económico, social y político hacia la niñez; más bien, se trata de facilitarles felicidad, creatividad y confianza en que esta sociedad respeta y trabaja, y desde aquí, que la niñez tenga las oportunidades para desarrollar sus cualidades. De no hacerlo, corremos el riesgo de perder una generación más por la inseguridad y violencia a los que son sometidos desde pequeños.

 

Hasta ellos sufren del impacto de la privatización, ya no hay parques y juegos de recreación al aire libre, todo se hace ahora en un centro comercial o en algún restaurante. Tremendo. Pienso que se debe recuperar la calle, el parque y los lugares públicos para disfrutar con nuestros hijos e hijas. ¿No podríamos considerar tener unos juegos, por ejemplo, en el Parque Central de Xela o de Toto? De repente, de repente…

A pesar de la sacudida y mensaje de la sociedad civil dado al clan de la corrupción y su presidente, se nota que están y seguirán aferrados a su ambición y escudo de protección y no dejar el paso hacia de la transparencia para avanzar hacia eso que todos anhelamos: la paz, la justicia y la seguridad.

 

Pero no, su cinismo es tan inmoral y lleva en cola a otros muchos que también cacarean la “soberanía y fuera la intervención” que vuelven a polarizar a la sociedad con su eslogan de “izquierdistas”. Jamás en la historia de Guatemala hemos visto a estructura criminal mejor organizada y con plan a largo plazo para someter a sus anchas a todo un pueblo, no le importa la educación, la salud, la infraestructura.

 

Como decía la canción aquella “es tan duro ese cuero” que hoy se ríe permanentemente de nosotros. Qué pena y qué crisis bien orquestada, ¿será posible que la sociedad civil ya no tenga mayor fuerza para seguir exigiendo depuración y justicia?

 

Aquí llamo a la reflexión sobre este proceso, me parece que ahora debe el liderazgo indígena unirse y analizar la propuesta política que están haciendo y que se conoce en las redes sociales: el proyecto de nación, la plurinacionalidad, entre los temas fundamentales para la refundación de esto que hemos llamado Estado.

 

¿Por qué el liderazgo maya no ha sido capaz de reunirse y encontrar los elementos comunes de su lucha política? llamémoslo Articulación. Esta realidad muestra lo difícil que es encontrarse y caminar juntos por el momento, porque no hay que ver más las marchas donde cada una de esta organizaciones indígenas camino por su lado. Es pues una pena que no se aproveche la oportunidad política para entrar en serio con una demanda coordinada y de trabajo comunitario para recuperar esta sociedad.

 

El proyecto político de refundación del Estado exige que el liderazgo indígena esté hoy más que nunca orgánicamente articulado y que el consenso por el país prevalezca, más que fijarse solamente en el protagonismo y egoísmo institucional.

 

Es preciso escribir y llamar la atención sobre esto, la Articulación, porque la ciudadanía exige que esta democracia representativa sea eso, que parta de las necesidades de los pueblos y que construya el desarrollo desde la riqueza de cada una de las comunidades, pero con un liderazgo unido. ¿Es tan difícil caminar hacia ese propósito?

 

De repente oímos que estos proyectos políticos de CPO, Waquib’ Kej, CODECA encuentren el espacio y la voluntad para analizar su propuesta de refundación… de repente…

Escenarios bastante complejos por las posibles salidas que se visualizan en esta crisis provocada por la clase política, esta vez por los 107 diputados. Despertaron a la ciudadanía que, aunque no lo quieran, miraba de reojo el movimiento interesado de los diputados, que con tamaña sinvergüenzada quisieron irse en estas sus vacaciones largas aprovechando que los patojos le entraban duro al desfile.

 

El asunto del 15 de septiembre será recordado ahora como el día de los impresentables; es decir, mandaron al cuadro de los símbolos su patriotismo y “estado” de calamidad la república. Tremendos, solo por eso los más conservadores también estarán pensando que deben renunciar. Yo estoy de acuerdo que renuncien y dejen el lugar para empezar a recuperar la confianza en eso que se llama el Estado de derecho. Que renuncien los diputados de Totonicapán, los de Quetzaltenango, los de Quiché, los de Huehuetenango, los de San Marcos, los de Sololá… se oye en las calles del pueblo. De repente, me digo.

 

Pero seamos más serios y demos muestra que de verdad queremos renovar esta clase política; por ejemplo, ¿no es el momento que usted, estimado empadronado, renuncie al partido que ahora le fallo?; es decir, no basta con que usted pida la renuncia de los 107 y sigue con el partido.  Este golpe al partido me parece muy interesante pensarlo.

 

Ahora bien, pensemos que los 107 diputados de la aberración e impunidad renuncian, además que ya tienen el juicio ético y moral de la ciudadanía, tocará a los suplentes seguir con la agenda política; pues no es tan así, esto para no dar la posibilidad de que sigan con lo mismo. Es decir, no permitir que el gatopardismo se convierta otra vez en la costumbre de esta clase política. Así que tiene la agenda ya en su mano:

 

  1. Eliminar el derecho de antejuicio al señor Jimmy Morales, que muy a su estilo, prefirió dejar el país en la crisis y se arriesgó a la mirada indiferente que le harán los países de la ONU. Hay que ser cara dura para tamaña indiferencia a la crisis nacional, o de repente regresa a tiempo para escuchar los cánticos del pueblo…
  2. Trabajar por una reforma coherente de la Ley Electoral y de Partidos Políticos de manera coherente y transparente.
  3. no es suficiente la renuncia de los 107 diputados, también será necesario, después que dejen el puesto, investigarlos y procesarlos legalmente… “cosas veredes querido Sancho”.

 

Por tanto, los caminos están ya abiertos para que la ciudadanía caminé y se manifieste este miércoles 20 de septiembre; solo la organización y participación activa y pacífica de la ciudadanía puede mover a ese monstruo “malo”, que ya en su agonía, persuade y prepara nuevas estrategias de manipulación y engaño; por ejemplo, ya no es creíble, de acuerdo a la nota de prensa, que la secretaria de la UNE, pida ahora a sus diputados que levanten el antejuicio al señor Morales… ya no se les cree.

 

Recuperar la confianza en la institucionalidad comienza con pedir la renuncia de los diputados que dieron prioridad a sus intereses que a las verdaderas prioridades de la Nación: salud, educación, seguridad.

 

De repente caminamos entonces, tanto para explicarle a los que todavía no saben que es para corregir el rumbo de la verdadera soberanía y atención al pueblo, y para el verdadero liderazgo que piensa en el desarrollo de la Nación sin corrupción ni impunidad…de repente…

Así podría considerar lo que sucedió el día de ayer en el parla-miento; 104 prefieren que la cosa pública no cambie para no arriesgar privilegios, por tanto, que sega la impunidad y corrupción; es el número de eso que llaman la “moral” para decidir en “conciencia” sobre su futuro. Entre ellos la UNE, FCN y secuaces. Esa decisión ya no es la voluntad del pueblo, es la voluntad de los intereses particulares.

 

La “vieja política”, con su máximo representante, celebra el circo de la justicia recreado a su modelo y fiesta. Aducen que es por la institucionalidad, pero más creo que es por “su institucionalidad” de seguir con lo mismo. Sin duda, han invocado a su dios, incluso haciendo citas para que pensemos que es la voluntad de este dios que se sacrifica en nombre de su gobierno: bendiciones.

 

Se imagina todo lo que se invierte en tiempo, economía, decisiones claves para el desarrollo del país, para que estos señores hagan este tipo de circo y dejan que el sistema sea siempre a su conveniencia; es decir, les estamos pagando para que se rían de nosotros de manera cínica.

 

No creo que estén en paz, ni que duerman en paz; podrán celebrar, reír, incluso hasta los entrevistan para que “justifiquen” su soberanía oscura en tiempos de libertad. Tenían razón los pensadores clásicos de la democracia al advertir del peligro que tiene el camino de la tiranía y la anarquía, arma favorita de los privilegiados para usar con su grandiosa elocuencia: “todo por el pueblo”.

 

A pocos días de celebrar la libertad de esa clase política, que no deja mañas y construye borregos para su fiesta, urge cambiar el sistema y que la ciudadanía limpie de una vez por todas a este mercantilismo politiquero. ¿Pero cómo hacerlo, si el único mecanismo que nos permite la democracia es el voto? ¿Habrá que esperar entonces las elecciones previstas para el 2019? ¿cómo repudiar y desconocer este acto “espurio” de los congresistas?

 

La desconfianza y la esperanza se vuelven a cruzar en este escenario de la política partidista, porque mientras este grupo se “blinda” y protege, hay otros de la vieja política que, o una pata de esta misma estructura, que empieza ya a acomodarse y hacer alianza con otro partido… el camaleón que cambia de piel (barba) y se vuelve escorpión.

 

 

Hay que trabajar mucho todavía para ir limpiando esta clase política acomodada, es pues el momento de proyectar la nueva participación ciudadana, de repente usted se suma para auditar y controlar mejor los movimientos de estas piezas de la impunidad… de repente…

Los privilegiados

Noviembre 29, -0001

Una semana de crisis y de acomodamiento político, pero para favorecer a quién o quiénes; ese parece ser el cuestionamiento en uno y otro círculo de la clase política; es decir, en el de los privilegiados, que hoy más que nunca se unen y ven que su marketing político está siendo sacudido por la investigación hecha a sus respectivos partidos, y el rostro de algunos de ellos en la sospecha de “malos manejos” de los recursos recibidos. Sin duda, es el papel de la justicia quien dirá, al final del proceso, si es culpable de las posibles sospechas.

 

Lastimosamente la situación atraviesa al presidente y su partido político; y como sucede en este escenario, el culpable es el que interviene o se “mete en la casa”: la CICIG. Por ello, no queda más remedio que unirse y defenderse. Eso sí que es interesante en este avance de la justicia porque sigue aumentando la polarización de la ciudadanía, los que están a favor y los que están en contra de esta manera de señalar. Hay que separar el liderazgo del presidente y la persona que representó al partido de aquel momento, muy difícil moralmente ahora.

 

Pero es interesante las estrategias que usan los “expertos y asesores” para sacudirse, con sus mismas herramientas, a la CICIG. Desde mi punto de vista, están muy enojados por las investigaciones de corrupción… que fuerte, se vienen ya a la yugular y dicen: ilegalidad. Se frotan las manos y ya dicen: “queda sin efecto todo lo actuado desde el 2012”. ¿cuánto cuesta un amparo y quién los paga?

 

Pero piense estimada y estimado, ¿se tendría el mismo escenario sin la investigación de la CICIG ante los casos de corrupción e impunidad de los últimos dos años?; el despertar ciudadano del año 2015 ha sido la luz en el túnel para la ciudadanía. Esa es su manera de exigir transparencia, moralidad y justicia en el manejo de la cosa pública. Así que el pulso entre la investigación, la justicia y la verdad será un bonito compás que tiene la ciudadanía hoy porque, sin duda, exigirá que el Congreso actúe con rectitud.

 

Sin embargo, aún con este guión de telenovela, se ha presentado al Congreso el presupuesto de la Nación; es la mirada de lo que podría significar la negociación más interesante en entre los diputados. Como dice el refrán: favor requiere favor…

 

Habrá que estar atento a estos montos y sobre todo, en las carencias de infraestructura y de calidad educativa para el país ¿en dónde se necesita más inversión? Entre el ministerio de educación y el ministerio de comunicaciones se verá el siguiente pulso, pero este ya está atravesado en la defensa que se empezará a armar en el Congreso a cambio de la protección de unos y otros. Malaya institucionalidad que tenemos.

 

Ahora sí que no importa aquello de “el qué dirán”, porque a nivel internacional, sea de donde leamos el asunto, se señala al país por su falta de tino en las relaciones internacionales y sobre todo, la muestra de una clase política que no ha entendido que es momento de trabajar por “una gran nación”, y no solamente por sus intereses particulares.

 

 

Sin duda, como ciudadanos estaremos mirando lo que sucederá estos días en el Congreso y el posicionamiento de las y los señores, que entre tanto chambre, querían aumentarse un poco más su salario… porque hay que ver cómo trabajan. Tremendo, de repente nos indignamos más y nos unimos para decirles que basta ya de tantos privilegios, de repente…

Página 1 de 6