Enero 18, 2018

banner los altos adidas 11 16

¿Educación Inclusiva?

Noviembre 16, 2017

Si bien la Educación es un elemento primordial para la transformación de la sociedad, en algunos casos se hace una crisis excluyente de niños y niñas, sobre todo si dentro de sus características posee una discapacidad.

 

Hablar de una “Educación Inclusiva” nos hace referencia a dos de las Políticas Educativas establecidas por el Consejo Nacional de Educación de nuestro país. Las cuales establecen:

 

1. COBERTURA Garantizar el acceso, permanencia y egreso efectivo de la niñez y la juventud sin discriminación, a todos los niveles educativos y subsistemas escolar y extraescolar. Objetivos Estratégicos 1. Incrementar la cobertura en todos los niveles educativos. 2. Garantizar las condiciones que permitan la permanencia y egreso de los estudiantes en los diferentes niveles educativos. 3. Ampliar programas extraescolares para quienes no han tenido acceso al sistema escolarizado y puedan completar el nivel primario y medio.

 

2. EQUIDAD Garantizar la educación con calidad que demandan las personas que conforman los cuatro pueblos, especialmente los grupos más vulnerables, reconociendo su contexto y el mundo actual. Objetivos Estratégicos 1. Asegurar que el Sistema Nacional de Educación permita el acceso a la educación integral con equidad y en igualdad de oportunidades. 2. Asegurar las condiciones esenciales que garanticen la equidad e igualdad de oportunidades. 3. Reducir el fracaso escolar en los grupos más vulnerables. 4. Implementar programas educativos que favorezcan la calidad educativa para grupos vulnerables.

 

Esto debería ser un escenario real pero al hablar de “Cobertura” existen aún limitantes ya que el presupuesto que se establece para educación en Guatemala en un 90% cubre únicamente salarios lo cual  limita la construcción de centros educativos, apertura de carreras y así mismo la contratación de recursos humanos educativos y tiene como consecuencia la deserción escolar o problemas como sobre población llegando a un proceso de desescolarización.

 

Lo cual nos transporta a una educación imparcial ya que al no tener cobertura no se concibe la equidad y esto nos da como resultado una educación prerrogativa que como refiere el Manual de Atención de la Necesidades Educativas Especiales “La discapacidad también puede ser definida como toda restricción o ausencia de la capacidad de realizar una actividad en la forma o dentro del margen que se considera normal para un ser humano”        

 

La Constitución Política de la República de Guatemala instituye que la población tiene derecho a recibir educación en forma gratuita y obligatoria sin discriminación alguna. Y el Decreto Legislativo 12-91 de la Ley Nacional de Educación asigna al Ministerio de Educación la responsabilidad de proporcionar el desarrollo integral de las personas con necesidades educativas especiales.

 

¿Cumple El Ministerio de Educación con el desarrollo de personas con capacidades especiales?

 

Si bien existe un Manual para abordar las Necesidades Educativas Especiales, todo el personal educativo que conforma nuestro sistema está organizado para llevar a la práctica real lo que este propone. Existe una actualización, evaluación la cual promueva en el recurso humano el desempeño efectivo de la educación.                                               

 

Escrito por:

José Adrián Ruiz

Es interesante que nos cuestionemos cuanto conocemos y que tan relacionados estamos respecto a la situación educativa actual del país.

 

Si realizamos un análisis de qué han hecho los países desarrollados para llegar a los niveles donde se encuentran hasta la fecha, podemos encontrar que entre los diversos esfuerzos destaca el hecho que le apostaron a la educación y han invertido sus presupuestos en pro de ello, lo cual permite que hoy cuenten con sistemas educativos integrales y de calidad para todos sus habitantes, haciendo real el principio de “un país educado es un país con mayores índices de desarrollo humano y más productivo”.

 

Ahora nos detenemos y vemos nuestra realidad, se ha invertido lo necesario en educación, se han cumplido con lo expuesto en el Diseño de Reforma Educativa (1998:13) donde se plantea que Los Acuerdos de Paz,…puntualizan la educación como uno de los vehículos más importantes para la transmisión y desarrollo de valores y conocimientos culturales, y promover el mejoramiento de las condiciones socioeconómicas de las comunidades… Desde el establecimiento de dichos acuerdos, se evidencia la necesidad de cambio en el sistema educativo.

 

Debido a esto los miembros del Consejo Nacional de Educación, conscientes de los desafíos y la demanda educativa de calidad, asumiendo la responsabilidad que la Ley les demanda, tomaron la decisión de formular una serie de políticas educativas que den respuesta a los desafíos educativos planteados y anhelando en un futuro se conviertan en políticas de Estado que trasciendan gobiernos.

 

La educación tiene sentido cuando se visualiza con claridad hacia dónde se quiere llegar y hacia quién se dirige. Se educa para formar ciudadanos responsables que actúen con ética y justicia; emprendedores; conocen, respetan y valoran su propia cultura y las otras culturas; mantienen relaciones positivas y en nuestro caso, se sienten orgullosos de ser guatemaltecos.

 

Pero si nos detenemos y analizamos nuestra realidad, nos alarmamos, pues desgraciadamente muchas de estas características no se cumplen en la educación pública y a está es donde tienen acceso un porcentaje considerable de la población; varias de las políticas establecidas no se cumplen como debería de ser, dentro de estas está contemplado garantizar la permanencia de los individuos en todos los niveles, lamentablemente la tasa de deserción es muy alta, ya que muchos se ven obligados a trabajar desde pequeños para contribuir al sostenimiento del hogar.

 

Ahora cuestionémonos ¿Quienes deberían de ser los responsables de velar por el cumplimiento de dichas políticas? ¿Acaso nuestro sistema educativo está en manos del olvido y de la conveniencia económica? Desgraciadamente así es; por ello es conveniente que como generaciones de cambio promovamos el cambio, que exijamos con propuestas concretas que ayuden a solucionar a corto plazo los problemas que por décadas han sido heredados, es momento ideal para que nos sintamos más guatemaltecos que nunca y trabajemos por construir un mejor futuro para nuestras posteriores generaciones.

 

Colaboración: José Emmanuel Valladares Reyes.

En la teoría de la comunicación se estudia ahora la videopolítica como esfera de la información e interacción con el poder y la política; es pues el uso de la tecnología que, sin tanta pena, hoy forma parte del compañero de ruta en el trabajo o en las acciones que realizamos como ciudadanos activos; es decir, una de las formas de expresarnos ante la problemática social.

 

Veamos un poco en la coyuntura cómo se hace de “un error” político una división de la sociedad. Pongo dos argumentos que pueden ser lo ejes de orientación de esta división; el primero, anteponer los intereses personales con la voluntad general del pueblo. Hay una intencionalidad de cerrar las puertas de la investigación para los casos de corrupción e impunidad, que en la situación personal del Presidente queda en duda su petición.

 

Segundo, no hubo sinceridad en la información del ejecutivo para las decisiones que se harían en relación a la CICIG y el comisionado Iván Velásquez. Desde mi punto de vista, nos mintió, considerémoslo, en lo políticamente correcto, como estrategia política para medir fuerzas de poder. Resultado: crisis política.

 

Estos dos argumentos dan elementos para el análisis del papel que han tenido los medios de comunicación en la sociedad guatemalteca; dio lugar a que los medios actuaran como “perro guardian” o complaciente ante la respuesta y acción que tomaría el gobierno ante la crisis. En este sentido, las formas que tenemos los ciudadanos para informarnos es muy compleja, no se puede negar los sesgos que dan origen a la división de la sociedad: los que defienden y los que están en contra de la decisión política del presidente Morales.

 

Pero también el papel de la ciudadanía es importante, ¿qué defendemos y cómo lo hacemos? Los movimientos sociales, por lo menos los que se han expresado hasta el momento, deben seguir al lado de la justicia para exigir transparencia y no permitir la impunidad. Ahora bien, puede que los recursos o mecanismos que ahora tiene el movimiento campesino o la autoridad indígena, serán señalados  como obstaculizadores de la libre locomoción ciudadana; esa es la plaza que tiene el pueblo y por tanto, muy distinta al espacio de la ciudad.

 

Pero es importante hacer esta lectura. Los casos investigados por la CICIG en materia de cooptación del Estado (corrupción, plutocracia/cleptocracia) muestran que las estructuras que han robado a la población quieren recuperar su posición. También la defensa de la impunidad tiene en la mirada a los que curiosamente “hoy se ponen en línea” (los diputados del FCN) para defender la impunidad. Solo así puede entenderse la crisis provocada por el gobierno.

 

Así que nos venden como enemigo la intervención de la CICIG, el comisionado Iván Velásquez: atenta contra nuestra soberanía, injerencia, intromisión, presión… ¡son tremendos! Pero en el fondo están protegiendo sus intereses. Qué triste, pero a la vez que cinismo es la forma que tienen los políticos para protegerse. Pero como existe libertad de expresión, pues entonces nos repiten y repiten lo que el ex presidente Uribe, de Colombia, piensa de su paisano…

 

Por tanto, la movilización social es la alternativa, recuperado en el 2015, y que tiene hoy la sociedad para reclamar y exigir que no se olviden que los recursos del Estado deben servir para cubrir las carencias que sufre la población (educación, salud, infraestructura). Lo que nos lleva a la manifestación colectiva, y ahora desde los distintos espacios con los que cuenta la ciudadanía, es para no bajar la guardia a favor de la justicia, la verdad y decirle a los políticos que no queremos más impunidad y corrupción. De repente nos sumamos, porque Jimmy nos lo recordó, y muy tempranito; a dos años del paro, puso el tema de la semana y por tanto, la crisis. De repente gritamos a favor de la justicia… ¿se acuerdan de aquella frase: vamos patria a caminar? 

A algún político corrupto

Noviembre 29, -0001

Haciendo alusión a los últimos acontecimientos suscitados en el territorio guatemalteco, declarar non grato al titular de la Cicig, por parte de un presidente incompetente que muestra su verdadera cara y se pone del lado de la impunidad, así me dirijo a este personaje salido de un programa llamado Moralejas.

 

Puede que falten muchos años para que se descubran sus fechorías, desfalcos, malversaciones, asociaciones ilícitas. Puede que esté disfrutando de las mieles del poder y tenga asegurado su futuro y el de sus hijos debido a los “negocios” que se cerraron bajo la mesa.

 

No lo juzgo, señor, será la justicia quien lo haga. Solamente tenga en cuenta: cada vez que descanse en su pent-house, o encienda su lujoso jacuzzi, coman sushi o se broncee  en las paradisiacas playas del caribe, piense un poco, si cada quetzal que está gastando hubiera servido para comprarle un pan a la niña de la esquina que vende panes, atol de elote y añora estar aprendiendo a leer.

 

O en el niño de 10 años que lustra en el parque y tiene que aguantar el sol, el humo, el maltrato de la gente y los golpes de su padre si no lleva para el gasto del día; o en el hombre que se despide en la frontera de su mujer e hijos y tiene que irse de mojado al norte para darles a ellos una vida digna.

 

O en los niños que día a día buscan comida en los basureros y viven en tugurios llenos de láminas oxidadas, sin agua, sin luz, sin drenajes, sin sueños, donde la única televisión son las estrellas de cada noche; o en el vendedor de fruta con pies descalzos que a orillas de la carretera asfáltica  se sube a las camionetas a ofrecer  su cosecha del día.

 

Pregúntese algún día ¿Dónde duermen los vendedores de chicles? ¿Qué pasa por la mente del chofer de transporte urbano y extraurbano cuando tiene temor de ser asesinado? ¿Cuánto paga el comerciante semana a semana al marero que pistola en mano llega a recibir la extorsión? ¿Cuántas lágrimas derraman los padres del niño moribundo que no tienen como comprar medicinas? ¿De qué tamaño es la dignidad del hombre de clase media que estira su quincena para alimentar a su familia y encima, pagar la renta? ¿Cuántos años necesita la familia del acribillado a sangre fría, para recuperarse del trauma? Piense en todo ello, piense en cosas que desde su carro último modelo nunca verá.  Quizás así, algún día, le sea devuelta la dignidad que perdió hace mucho tiempo.

 

Bien lo decía el gran Martin Luther King: Nuestra generación no se habrá lamentado tanto de los crímenes de los perversos, como del silencio de los bondadosos. 

La ciudad de Quetzaltenango se ha caracterizado por darle a Guatemala, grandes hombres en música, poesía, literatura, pero sobre todo, política, tal caso el de Manuel Lisandro Barillas, el primero de los tres quetzaltecos que han ocupado la primera magistratura del país.

 

A lo largo de la vida independiente de Guatemala, nuestra ciudad ha dado vida a tres presidentes, mismos que han sido determinantes en su historia, marcando procesos democráticos, dictaduras, avances educativos. Uno de ellos, recordado por renunciar para mantener la unidad del país.

 

El primer altense en ocupar la presidencia del país, fue el General Manuel Lisandro Barillas. Militar de confianza del General Justo Rufino Barrios.

 

Al triunfar la Revolución Liberal de 1871, imponiendo en la presidencia al licenciado Miguel García Granados, el general Justo Rufino Barrios fue enviado a Quetzaltenango, como jefe político de la ciudad.

 

Sin embargo el liderazgo autoritario de Barrios conllevó a la renuncia de García Granados y la asunción del general Barrios a la presidencia, puesto que ocuparía hasta su muerte, en la campaña por la unión centroamericana, en la llamada Batalla de Chalchuapa.

 

En aquel momento el sistema de sucesión presidencial, mandaba que la presidencia recayera en un “designado”. Persona que el presidente nombraba para sucederle en el poder de forma temporal.

 

Al asesinato de Barrios, la confusión y consternación frutos de dicho acontecimiento, tomó posesión el primer escogido, un comerciante inexperto en política llamado Alejandro Sinibaldi.

 

Para el historiador Jorge Lujan Muñoz, Sinibaldi carecía de carácter y se vio obligado a renunciar pocas horas después de tomar posesión.

 

lisandro 1

MANUEL LISANDRO BARILLAS, TAMBIÉN FUE ALCALDE DE QUETZALTENANGO / FOTO DLA: ARCHIVO

 

Después de la formación del Estado de Los Altos, Quetzaltenango pasó a ocupar una posición privilegiada dentro de la historia guatemalteca, consolidándose como la segunda ciudad más importante en el país.

 

Ante la renuncia de Sinibaldi, el ministro de Guerra de Barrios, Martin Barrundia inicia una presión para asumir la presidencia del país; por lo que la asamblea nacional convoca al segundo designado, el jefe político de Quetzaltenango, Manuel Lisandro Barillas.

 

Barillas toma posesión

 

Por medio de aviso telegráfico, Barillas fue notificado de su designación para ocupar la presidencia de forma interina. A marchas forzadas y no queriendo abandonar la ciudad altense, se desplaza a la ciudad capital y toma posesión del cargo.

 

La primera acción importante de Manuel Lisandro Barillas al frente de la presidencia, fue la solicitud a la Asamblea Legislativa de derogar el decreto de unión centroamericana del 22 de febrero de 1885, buscando además normalizar las relaciones entre los países centroamericanos y Guatemala.

 

Sus primeros meses en la máxima autoridad del país, Barillas condujo a Guatemala mediante una libertad de prensa y de opinión que Barrios no tuvo durante su presidencia. Dando la sensación de cambio a los guatemaltecos.

 

Sin embargo, la ley mandaba qué el presidente interino debía convocar a elecciones al tomar el cargo. Manuel Lisandro Barillas no convocó a elecciones hasta que la asamblea reformara la constitución y le permitiera participar.

 

Las reformas fueron aprobadas en 1885, permitiéndole al altense participar, además de crear de nuevo la figura del vicepresidente. Las elecciones las ganó Manuel Lisandro Barillas y con ese triunfo le da cierta validez legal a su mandato.

PUBLICIDAD

banner

 

La presidencia interina qué comenzó el 6 de abril de 1885, concluyó el 15 de marzo de 1886, dando paso a la presidencia constitucional del primer altense en ganar unas elecciones presidenciales.

 

El carácter democrático y libre de Manuel Lisandro Barillas durante su interinato en la presidencia, cambió radicalmente durante su presidencia. De 1886 a 1887 asesinó a numerosos opositores políticos del régimen. En 1887, una revuelta en Huehuetenango en donde el coronel Vicente Castañeda, quien celebrando su cumpleaños, al calor del licor decide trasladar la cabecera departamental a su natal Chiantla.

 

Dicho acto de Castañeda, le otorga a Lisandro Barillas la excusa perfecta para un autogolpe, al disolver la Asamblea, convocar a una nueva y perpetuarse en el poder en base a otra reforma constitucional. El coronel Castañeda fue fusilado en Chiantla.

 

La nueva asamblea entrega unas reformas nuevas, que le otorgan nuevamente el poder total a la presidencia de la república, como en el tiempo de Justo Rufino Barrios.

 

En 1890 se produce la llamada Guerra del Totoposte, misma que se libró en contra de El Salvador. En dicha guerra solo se movilizaron las tropas a las fronteras de ambos países y fue resuelta pacíficamente gracias a las intervenciones del cuerpo diplomático.

 

Últimos años y obras

 

Es por esta guerra que llega al país el poeta nicaragüense Rubén Darío. Mismo que después de una audiencia con Manuel Lisandro Barillas, escribe la llamada “Historia Negra”, publicada en el imparcial bajo el seudónimo de Tácito.

 

Lisandro Barillas funda la Facultad de Medicina de Occidente y durante su régimen se constituye la Academia Guatemalteca de la Lengua.

 

Siguiendo la línea liberal, Lisandro Barillas aprueba el Ferrocarril del Norte, mismo que nunca se completó y concluye el Ferrocarril de Escuintla. Remodela además el Teatro Colon, mientras en Antigua Guatemala renueva el Palacio de los Capitanes Generales.

 

En 1892 se dan las elecciones presidenciales, mismas que son ganadas por Reina Barrios. Entregó la presidencia de forma pacífica y regresó a la ciudad de Quetzaltenango.

 

El gobierno de Manuel Lisandro Barillas es considerado como un gobierno de transición. Después de ser presidente fue alcalde de la ciudad de Quetzaltenango. La antigua brigada militar 17-15 llevaba su nombre.

Página 1 de 2