Diciembre 15, 2017

banner los altos adidas 11 16

La libertad y el orgullo para conseguir la verdad

By Septiembre 16, 2017 0

Estamos en un momento crucial de la historia contemporánea de nuestra Guatemala. Vemos con profunda preocupación las decisiones erróneas y maquiavélicas de los órganos de poder del Estado. ¿A dónde caminamos como nación?

 

La población ha salido a manifestar su rechazo a las decisiones erróneas y a la corrupción que sigue atacando al Estado en todos sus niveles. No podemos hablar de ideologías políticas, cuando aquellos que viven de la misma, no saben ni donde están parados y lo peor, se limpian el trasero con los ideales políticos que fueron pensados para el beneficio de la sociedad y la persona.

 

La gente ha manifestado su hastió ante esta situación. Tanto el Organismo Ejecutivo, encabezado por el Presidente de la Republica, Jimmy Morales, como el Organismo Legislativo, integrado en pleno por los 158 diputados o mal llamados “Padres de la Patria”, han traicionado a Guatemala, han cometido crímenes de alta traición, han abusado de la buena fe del guatemalteco y por lo tanto, deben de escuchar el clamor del pueblo.

 

En 1897, un intento de dictador quiso perpetuarse en el poder, por lo que la corporación municipal de aquel entonces, desconoció al Gobierno de Guatemala y juró defender la libertad de sus gobernados. Fruto de aquel acto valeroso, fue el fusilamiento de los dirigentes políticos altenses, además de un cruel enfrentamiento armado que desangró la ciudad de Quetzaltenango.

 

No nos podemos quedar solo en ondear la bandera negra, como lo hizo el alcalde de Xela, Luis Grijalva, previo al desfile del 15 de septiembre. No podemos quedarnos en esa hipocresía cuando vemos que nuestra ciudad y nuestro país se caen a pedazos. La doble moral de las instituciones que demandan quitar la bandera negra de Casa No’j, pero voltean la cara ante el estado de la ciudad y sus múltiples problemas.

 

Los ciudadanos que representan al distrito de Quetzaltenango en el Congreso de la República: Eduardo Ramiro de Mata, José Alberto Hernández (que ni de Quetzaltenango es), José Conrado García Hidalgo, Juan Carlos Salanic, Nery Orlando Samayoa, Pedro Méndez Carreto y Rubén Escobar Carreto no simbolizan los valores, principios y calidad de los quetzaltecos, son desconocidos para la población, pues como borregos siguen directrices e intereses particulares, carecen de pensamiento propio y capacidad de velar por el bien común.

 

Votaron para dañar a Guatemala, se olvidaron de los valores que siempre han tenido las personas de Quetzaltenango. Señores diputados ustedes no son dignos y capaces para el cargo que ocupan. El pueblo los eligió, es cierto, pero ahora el mismo pueblo les demanda, por dignidad, su inmediata renuncia. La sangre de nuestros antepasados y los sueños de nuestros hijos les reclaman que tengan vergüenza, pues ya vimos que no poseen honorabilidad, renuncien y dejen de hacerle más daño a nuestro país.

 

Ante el actuar desmesurado de las fuerzas policiales para “salvar” a los diputados, llamamos a la calma, al respeto, hacemos un llamado a la paz. Guatemala necesita hoy más que nunca que sus hijos logren sin choque sangriento, como lo reza nuestro Himno Nacional, el cambio, la reforma a fondo de nuestro concepto de nación.

 

No debemos caer en las provocaciones del gobierno, en donde señala de violentas las protestas que nos muestran, entre sus filas, adultos mayores, jóvenes, mujeres, hombres y personas con capacidades diferentes quienes están hartos ya de no encontrar una respuesta a sus necesidades en las instituciones estatales.

 

Condenamos las agresiones a los compañeros de los medios de comunicación que cubrían la situación en el Congreso de la República, este tipo de hechos reflejan la incapacidad de accionar de las autoridades.

 

Ante la convocatoria al Paro Nacional, para el día 20 de septiembre, acuerpamos las luchas pacíficas para recobrar la dignidad nacional. Junto con los altenses, lucharemos las batallas que hayan que pelear, para poder juntos, construir la nación que merecemos, unidos como una sola patria, en paz caminemos y demostremos que el guatemalteco tiene dignidad, paz y justicia en su corazón.

 

Por la LIBERTAD de nuestra Guatemala, creemos firmemente en que cada persona debe buscar la felicidad, debe defender su patria y conservar la paz.

 

Por el ORGULLO de ser altenses, creemos que debemos imitar el ejemplo de nuestros antepasados, aquellos que incluso dieron la vida por la verdad y la libertad, no podemos ser indiferentes ante la corrupta clase política que nos gobierna.

 

Por la VERDAD, el valor que han perdido nuestras autoridades, debemos nosotros mismos remarcar la dignidad y la honestidad para que los valores vuelvan una vez más a dirigir a nuestra nación, para garantizar lo que manda nuestra Constitución Política de la República.

 

Guatemala nos necesita, DIARIO DE LOS ALTOS está presente para informar, educar y ante todo, para ser un medio de comunicación en donde la LIBERTAD, EL ORGULLO Y LA VERDAD nos marcan el camino que transitamos y con el cual creemos que podemos cooperar a construir un mejor país.

 

Señores diputados y miembros de las instituciones de gobierno, sino tienen la capacidad de dirigir con honestidad nuestros caminos, por dignidad, RENUNCIEN.

Valora este artículo
(0 votos)