Diciembre 11, 2017

banner los altos adidas 11 16

Nacido en 1982 en Quetzaltenango. En el momento más sangriento del conflicto armado interno. Negaba su identidad durante mucho tiempo, pero ahora, con la fe en la poesía como herramienta para el reencontrarse y vivir en paz, Marvin García publica su nuevo libro.

 

El director del Festival Internacional de Poesía de Quetzaltenango y de la Asociación Metáfora, nos regaló un café literario en Café Armonía en la zona 1 de la ciudad.

 

Ha publicado ya tres libros de poesía, pero el libro que delimita la presente entrevista, es la conclusión de un camino de autoconocimiento, de encontrar identidad y de vivir libre.

 

“Nací en 1982
fui engendrado en la sangre
vengo del dolor
de las heridas
de la angustia
de la tierra ardiendo
vengo de la noche
soy hijo de un soldado
mi herencia es el silencio”

 

No puedo asumirme como poeta total, muy poca gente lo es en Xela”, menciona Marvin García al iniciar nuestro café. Menciona además que se debe saber el por qué se publica un libro, ya que lleva una responsabilidad.

 

El libro de Marvin García es un texto breve, estructurado en base a imágenes que parten de la nostalgia, de la lucha por encontrarse, por aceptar la identidad y el destino de la persona.

 

marvin1

 

En su poesía convergen los grandes temas de nuestra Guatemala, el racismo, la lucha de clases, la nostalgia, la alegría dentro de cada tormenta de tristeza y un pintoresco camino de fe.

 

“En este libro asumo de donde viene la raíz de mi nostalgia, soy maya K’iche, reconocer la identidad, mi identidad es enfrentarse a la raíz del racismo”. Concluye.

 

“Soy el terreno que nadie sembró
los granos de maíz que se comieron los pájaros
la olla de barro
las brasas y la ceniza
la leña apilada en el patio
la hoja de doblador
el güipil de mi abuela
soy como el recuerdo que se va con el aire”

 

En el libro reconozco muchas cosas, buenas y malas; la poesía es para mi auto sanación, me sirvió para quedarme tranquilo y cerrar círculos”, menciona García al retomar el hilo de nuestra conversación.

 

Por su experiencia organizando festivales internacionales de poesía, es lógico hablar de las comparaciones entre las formas de escribir de los poetas de distintos países.

 

Marvin García menciona que el poeta de Guatemala escribe cosas sencillas, pues es autoformado, autodidacta y por ende su poesía es empírica.

 

Al final el gran ejercicio del arte es respetar, respetar el espacio de cada quien.” Concluye García cuando hablamos de poesía y autores.

 

Marvin hace una observación interesante, pues menciona que se convive actualmente con una generación de pensadores extraordinarios, oriundos y afincados en la ciudad altense.

 

García es un firme creyente de la responsabilidad social del arte, del artista, piensa que se debe tener un rol muy fuerte para transformar la realidad, sanar heridas y reconocernos como guatemaltecos.

 

“Somos las semillas que han dejado caer en la tierra
pedazos de universo
tierra que se encuentra con la tierra
somos grano de maíz que dará su fruto
que morirá y volverá a nacer

Porque todo vuelve a su origen
todo se transforma
nada sobre la tierra
o debajo de ella
quedará igual”

 

Marvin García recuerda que en su casa había pocos libros, se pensaba más en los gastos diarios que en las letras, pero él decidió cambiar ese pensamiento y volverse literato.

 

Dos cosas confieso en el libro, mi raíz maya K’iche y el venir de una familia muy humilde, que me heredo el pensamiento” menciona concluyendo la entrevista.

 

A partir de este libro, Marvin García, prefiere concentrarse en los proyectos culturales que tiene, por lo que “Las raíces de la nostalgia” marcará una pausa en su obra literaria.

 

“Nuestros muertos son mazorcas negras
por eso
no se van
se vuelven semillas
pequeños soles
palabras”

 

El libro será presentado el sábado 7 de octubre en el Centenario Teatro Municipal de la ciudad. La Editorial Cultura consagra a Marvin García como un escritor fundamental en la historia de las letras guatemaltecas, pues lo ingresa al catálogo selecto de autores que maneja.

 

La presentación será a las 19 horas. Por presentar un nuevo libro, Marvin García es un orgullo de Los Altos.

El sábado en horas de la tarde, en el auditórium Miguel Ángel Asturias de la Casa de La Cultura de Occidente, se presentó el catálogo poético del colectivo Poetry Slam.

 

El trabajo que el colectivo nos presenta es una memoria poética admirable. Pasan dell anonimato de los poemas en el papel y trasladan su obra a poesía viva, a performance que busca la adecuada recepción del mensaje para la población. Masificar la cultura en una ciudad que vive y respira por la cultura.

 

“Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio” nos decía García Lorca al referirse a una de sus artes literarias favoritas.

 

Y es que el poder realizar obras poéticas no es un arte que se le regala a cualquiera, más aun, no es un arte que logre dominar cualquier persona. Sin embargo, el fruto de sus pensamientos y sentimientos, pueden llegar a convertirse en símbolos eternos para toda una población o incluso para el mundo. ¿Quién no recuerda los poemas de Machado, Hernández, Lorca, Santa Teresa, Fray Luis de León, Ovalle López, Otto Rene Castillo?

 

poetry2

 

Así pues un resumen de cada uno de los poetas reunidos en este catálogo:

 

Marlon Eduardo Martínez: Los ecos de nuestra historia cobran vida en este poeta nacido en 1995. Poemas que mezclan ritmo y melodía, además de poseer libertad en métrica, este poeta apertura estos versos perversos.

 

Su obra es una marcada protesta social, un grito de angustia que en gran parte denuncia las angustias y penas del guatemalteco que vive en estas tierras y del que se va buscando un sueño en “La Bestia”.

 

Su poesía remarca su pensamiento juvenil, las inquietudes amorosas y en toda la obra, su incertidumbre del futuro.

 

Ana María Gonzales López: Poetisa premiada, en sus versos se encuentra el criollismo y la lucha por la igualdad de género.

 

Su poema “Una Tarde En Chiquilaja”, nos narra por medio de su verso libre y jugando con imágenes nostálgicas, la tarde en que como colectivo llevaron la poesía a dicha población; sus versos demuestran un cuidado uso del lenguaje, que por medio de la rima y la disciplina que reflejan sus palabras, arma imágenes que le provocan a la mente el recuerdo de paisajes eternos de esta tierra.

 

“Amatitlán” es un poema en donde los versos sirven de protesta en contra de la mano del hombre, que destruye el medio ambiente y su mundo.

 

María Elena Ponciano: Su poema “Café Baviera” es un caligrama extraordinario, en donde las nubes del vaho del café nos regalan versos extraordinarios de deseo y pasión. La taza del café es un extraordinario cuadro de poesía, donde el amor fluye para robarnos un suspiro.

 

Remarca el sentir altense de que todos pasamos por ese café de la 13 avenida. Todos nos enamoramos o tenemos una historia de amor en aquellas paredes.

 

Posee un elegante uso del lenguaje y un bello paraje de imaginación para poder articular y construir cada una de las estructuras de su poesía.

 

Ángela Eunice Sacalxot: Es una poetisa que cuestiona, que ignora, que encara, ella es existencialista.

 

Dos poemas bastan para ver como un corazón puede llegar a encarar el modo de vivir, el sentido de pertenencia, el sentido de existir.

 

Sus rimas en base al verso libre, nos demuestran la búsqueda de la música, del ritmo, de la melodía de las letras, en base a frases concretas, que reclaman al enamorado y ese reclamo, se vuelve verso para nacer en poesía.

 

Ángel Tacam: La oscuridad, las sombras, la duda de la vida, lo profundo, son pensamientos que Ángel transforma en poesía.

 

Sus versos nos demuestran una temática diferente a las distintas voces que han antecedido estos versos.

 

Una constante agonía que intenta resolver las dudas entre la vida y la muerte, Ángel es la voz que nos recuerda ese constante conflicto entre la sombra y la luz.

 

Paola Ochoa: Cómo se titula su poema, ella seria “Nuestro Imposible”. Es la más joven voz de esta colección.

 

Sus poemas transmiten juegos de imágenes que nos ayudan a percibir los cambios del clima, texturas y sobre todo, la vida y la soledad.

 

En su poesía, se remarca la esperanza, además de poseer un claro uso del lenguaje y poseer poesía sin rima, el sentido de la vida.

 

Donald Josué Urizar: Resumir un suceso histórico en un poema es magistral y Donald lo logró en su poema “Sexto Estado”.

 

Su protesta se eleva en la vida misma de aquel que vive atrapado detrás de un teléfono o una laptop.

 

Su Salmo 23, nos demuestra una maestría inusual en esta tierra, pues con una ironía y cinismo, nos narra el extraordinario momento vivido por el país hoy en día.

 

María Elena Marroquín: Posee un lenguaje extraordinario, elegante, sus versos tienen una facultad bellísima para delimitar cada tema y para darle sentido completo a la estructura de cada estrofa.

 

Escribe de lo que vive día a día, de lo cotidiano. “Quédate en el silencio/mírame con la ira de la noche”, son versos que nos demuestran una riqueza literaria que se nutre de la vida, de la ciudad de lo que ama.

 

Cada uno de ellos se ha vuelto entonces en guardián de nuestras ideas. La libertad de nuestras palabras ha pasado por sus dedos y sus labios, han besado sus sueños, sus palabras se volvieron versos, que en un acto profundo de intimidad, ahora son nuestros.

 

Los poetas tendrán presentaciones en Panajachel, Antigua Guatemala y culminarán a final de mes en la ciudad de Guatemala.

Mañana 31 de agosto arranca la octava edición del Festival Nacional de Poesía Guatemalteca, una de las fiestas de literatura más grandes que vive la ciudad de Quetzaltenango.

 

Este año, la organización de club de Poesía Casa Los Altos, dedicará el evento a la poeta Vilma Julieta Calderón, una escritora contemporánea que ha representado a la ciudad en diferentes certámenes literarios en los que a triunfado.

 

El festival se llevará a cabo del 31 de agosto al 3 de septiembre

 

Este jueves se realizará una cena de bienvenida con los escritores nacionales que acompañarán con sus versos esta edición del festival.

 

 

El viernes 1 de septiembre se realizarán lecturas simultáneas a partir de las 9.30 horas en la escuela Manuel Ortega, el Liceo Quezalteco y el Instituto Guatemalteco Americano (IGA).

 

CP

EL CLUB DE POESÍA CASA LOS ALTOS ORGANIZA ESTE EVENTO QUE AÑO CON AÑO REÚNE A GRANDES EXPONENTES DE LAS LETRAS NACIONALES / FOTO: CASA LOS ALTOS.

 

A partir de las 15 horas las lecturas serán en la escuela Shekina y en Instituto Nacional para Señoritas de Occidente (INSO).

 

El evento estelar será el homenaje a Vilma Calderón que se realizará en el centro cultural Casa No´j. La entrada es gratuita.

 

El sábado 2 de septiembre se realizará una lectura en el instituto Jacobo Árbenz y en el Liceo Quetzalteco (plan fin de semana) a las 9. 30 horas.

 

cp 1

VILMA CALDERÓN ES UNA DE LAS ESCRITORAS MÁS REPRESENTATIVAS DE XELA EN LA ACTUALIDAD. EN LA FOTO ESTÁ RECIBIENDO HONOR AL MERITO POR GANAR UN SEGUNDO LUGAR EN LOS JUEGOS FLORALES DE MOMOSTENANGO. / FOTO: VILMA CALDERÓN

Ese día la fiesta llegará a su punto más enérgico con una lectura poética al aíre libre, en la plazuela San Antonio.

 

Para finalizar se realizará una lectura de cierre en el centro cultural de San Juan Ostuncalco, a partir de las 9.30 horas.

 

No te pierdas la cobertura de Diario de Los Altos, de este evento que es un Orgullo Altense.

 

FUENTE: ORGANIZACION OCTAVO FESTIVAL DE POESÍA GUATEMALTECA
FOTO: ENRIQUE ZABALETA

La Asociación Metáfora, misma que organiza el festival internacional de poesía de la ciudad, encabeza el colectivo de organizaciones que este 30 de agosto, rendirán un homenaje a las personas desaparecidas.

 

El informe del proyecto interdiocesano de recuperación de la memoria histórica, más conocido como el REMHI indica que “A finales de los 70, muchas desapariciones forzadas se hicieron de forma individual en el marco de operaciones de los organismos de seguridad”.

 

Las mismas fueron amparadas por la clandestinidad. Causando graves daños morales, psicológicos y emocionales a los familiares de los desaparecidos.

 

lb1

 

La desaparición causa una realidad ambigua y por ende afecta más a las personas. Ya que despierta una preocupación y esperanza en torno a la vida o muerte de la persona y por lo tanto, la forma de la muerte y el destino del cuerpo.

 

La ausencia de un lugar para el velorio, implica una dificultad enorme al enfrentar la pérdida y cerrar el proceso de duelo, aunque algunas personas terminen encontrando la manera de simbolizar la presencia de los desaparecidos o tener referencias para su recuerdo.

 

Durante el conflicto armado interno, las desapariciones fueron una rutina que desembocaron en heridas que el tiempo no ha sanado, o en falsas esperanzas de poder encontrar vivos a las personas que fueron borradas del mapa.

 

lb2

 

Uno de los casos más emblemáticos es el de Joaquín Rodas Andrade, hermano mayor del actual Procurador de los Derechos Humanos, Jordán Rodas Andrade. Joaquín Rodas fue un líder estudiantil que fue desaparecido en la zona tres de la ciudad de Quetzaltenango.

 

Propuesta

 

“Mientras los buscamos”, es una proyecto de Metáfora, buscando celebrar el día internacional de las víctimas de desaparición forzada, este 30 de agosto.

 

Las actividades darán inicio a las 16 horas en la biblioteca municipal de la ciudad, en donde se hará una demostración para buscar información de personas en el Archivo Histórico de la Policía Nacional.

 

Luego a las 17 horas en el mismo lugar, se celebrará un conversatorio sobre “La relación entre la historia, la memoria y el arte: una propuesta desde Quetzaltenango”.

 

Para finalizar a las 18:30 horas en los balcones de Casa No’j con una lectura de poesía.

 

Diario de Los Altos los invita a participar de este ejercicio para crear una conciencia respecto a nuestro pasado.

Una de las heridas qué el conflicto armado interno dejó en el alma de Guatemala, son las desapariciones de personas. Durante los 36 años, hombres y mujeres de nuestro país fueron borrados de la faz de nuestro suelo.

 

Los poetas no podían quedarse fuera de ese torrente de violencia, ante todas las injusticias y abusos se levantaron las voces de Otto Rene Castillo y de Roberto Obregón.

 

San Antonio Suchitepéquez, en el departamento de Suchitepéquez, vio nacer un 13 de noviembre de 1940 a Roberto Obregón, segundo hijo de la familia formada por Miguel Ángel Obregón y Ana Morales.

 

Sus estudios de primaria los realizó en su pueblo natal, sin embargo se graduó de maestro en el Instituto Normal para Varones de Occidente en Quetzaltenango.

 

Fue estudiante de la facultad de Derecho en la Universidad de San Carlos de Guatemala, en donde fue alumno del maestro Flavio Herrera, importante escritor en la literatura nacional.

 

En 1961 obtuvo una beca para estudiar en Moscú, en la Universidad Patricio Lumumba, donde se doctoró en 1967. Durante su estadía en la Unión Soviética se le da la oportunidad de conocer Europa y participa de varios congresos y foros para escritores. En 1968 regresa a Guatemala.

 

via GIPHY

 

Los dos últimos años de vida de Roberto Obregón fueron de intensa actividad cultural, política y literaria. De 1968 a 1970 anima el grupo de poetas reunidos en “Nuevo Signo”.

 

El 28 de marzo de 1970 recibe una invitación para visitar a El Salvador, para colaborar con los poetas del grupo “Piedra y Siglo”, a su regreso, el 6 de julio de 1970, en el puesto fronterizo de “Las Chinamas”, es capturado y desaparecido.

 

Una búsqueda incansable                      

 

Nunca más nadie volvió a saber de Roberto Obregón. El ejército lo desapareció, como desaparecieron muchos guatemaltecos más a lo largo del conflicto armado interno.

 

Tanto la guerrilla como el Ejército de Guatemala cometieron abusos contra todos los civiles que trataban de progresar en un país que nunca ha entendido el motivo de la lucha.

 

El cuerpo de Obregón se perdió en alguna parte de nuestro territorio nacional, pero sus ideas, sus poemas, son llamas eternas de libertad, de memoria, para no olvidar a los mártires de nuestra patria.

 

banner fipq

 

Su voz poética inmortalizo su vida, Roberto nació para la literatura con un poemario titulado “Poemas para comenzar la vida”, publicado en 1961.

 

Sus publicaciones fueron siempre en poesía, su voz cambió del joven enamorado al escritor comprometido con la realidad social de su país. Sus versos fueron denuncias en contra de los abusos qué cometían en ese momento en contra del pueblo de Guatemala.

 

En sus versos de “El aprendiz de profeta”, el poeta escribe:

Mis manos,
mis pies
a los grandes sueños
habéis encadenado.
Mi corazón, mi sangre
he plantado con tu queja,
mis ojos
llenos de visiones
mis manos,
llenas de guijarros.
Mis manos,
mis pies,
a los grande sueños
habéis encadenado
habéis encadenado…

 

En su poesía, la lluvia, la campiña, la soledad y la tristeza son muy recurrentes. En sus versos se escucha la voz de un niño que perdió su infancia. De igual forma, del mismo libro tomamos los siguientes versos:

El viento medra,
bajo los árboles mojados.
Salid al patio,
mirad
mirad:
he metido
mi mano en la charca.
He ahí que ella
os mostraba una profundidad
reflejando
la altura de la estrella.
¿Para esto el largo oficio de la lluvia?
¿El paciente esmerilar, en búsquedas
de una luz intrínseca, en nuestro metal?
Dejadme,
dejadme abrir un pozo
al pie de las grandes montañas.
Sentaos a esperar
sobre el anciano tronco de vuestro pasado,
que yo os traeré de beber en mis manos.

 

No se puede olvidar los abusos y desmanes cometidos durante el conflicto, para construir nación se debe iniciar con el perdón, con la equidad y la integración de todos los guatemaltecos.

 

Aparta la fecha, porque se viene el FIPQ

 

Este año Asociación Metáfora, encabezada por el gestor cultural Marvin García, presenta la edición 2017 del Festival de Internacional de Poesía de Quetzaltenango (FIPQ), el más importante a nivel centroamericano, ha decidido reconocer a Roberto Obregón y a la niñez que buscamos.

 

 

El festival será dedicado a la memoria de este importante poeta, para continuar con el ejercicio de recuperación de la memoria histórica qué el festival tiene. Quetzaltenango ya se prepara para vivir un evento sin igual, que año con año se consolida y se transforma en el corazón cultural de nuestra ciudad.

Fuente: literaturaguatemalteca.org

Página 1 de 3