Diciembre 15, 2017

banner los altos adidas 11 16

QUETZALTENANGO, una ciudad caótica, en dónde todos hacen lo que quieren mientras el “Verdadero Quetzalteco” se cruza de brazos a observar el espectáculo.

 

Y es que, resulta muy fácil pronunciarse en redes sociales, quejarse de todo y decir para ganar likes “Yo apoyo”, ¿dónde ha quedado la ciudad de la estrella? ¿Dónde ha quedado la Cuna de La Cultura? ¿En ruinas como la noche del 18 de abril de 1902?

 

En esa ocasión fue algo inevitable lo que causó desolación, llanto y tinieblas.

 

Actualmente somos nosotros los que con nuestra falta de compromiso como ciudadanos (indirecta o directamente) colaboramos a que otros hagan lo que quieran con el terruño que tanto decimos amar.

 

Quetzaltenango la ciudad en tinieblas y su Luna de Xelajú.

 

La ciudad en tinieblas; que hoy por hoy acumula escombros sobre Mariano Valverde.

 

Y es que la abuela lo decía muy bien: mijo, no tenés que moverte para donde van todas las vacas, ni tenés que acomodarte dónde crees que te servirán el chocolate caliente.

 

Pero tal parece que esas palabras, aquí no se entienden muy bien y hemos permitido que hasta nuestra hermosa arquitectura se convierta en el miadero y el cagadero de todos “LOS QUE NO SON DE AQUÍ”, perdón, se me olvidaba; si ni nosotros mismos podemos depositar la basura en su lugar, ni nosotros mismos podemos unirnos para pedir al menos un poco de eficiencia, de nuestras autoridades municipales, ahora va a ser aprender a colocar residuos, unos en la bolsa verde y otros en la bolsa negra, si ni siquiera sabemos distinguir entre lo que está bien y lo que está mal, manteniendo gente que se jactaba de ser transparente y estar dispuesta a trabajar por el bien común en puestos municipales, cuando en realidad no son más que una partida de hipócritas y buitres de rapiña, que nos vendieron aceite en lugar de miel.

 

Y es que sabemos que no es fácil llevar las riendas de una ciudad, pero teniendo todo servido en charola de plata para poder hacerlo, es INACEPTABLE que por actitudes déspotas y falta de comunicación nos quieran mantener sumergidos en el caos.

 

Es que en realidad ésta ciudad se ha convertido en el cofre del tesoro donde CUALQUIERA cree que puede venir y tomar parte, porque para eso ya ni importa ser quetzalteco.

 

La pregunta es ¿dónde están los Quetzaltecos? ¿Resignados, indiferentes, acomodados?

 

No, si aquí no nos resignamos ni cuando pierde o mete la pata el Xelajú; entonces que es lo que verdaderamente pasa, ¿pretendemos actuar hasta el momento en que ya no se pueda hacer nada? O es que en realidad los VERDADEROS QUETZALTECOS, muchos ya quedaron bajo tierra en el perímetro de ese edificio que hoy conocemos como CENTRO INTERCULTURAL.

Tarde o temprano cualquier especialista, cuyo trabajo depende de las relaciones sociales, debe pasar del análisis de las situaciones a la acción. Si esta está motivada por un análisis completo y correcto del problema, la búsqueda de las causas se reduce a simples reflexiones sobre la toma de decisiones adecuadas tanto para la empresa, como para los individuos. Es importante recordar que todas las acciones deben ser motivadas por la necesidad de la reacción adecuada sobre el problema.

 

La toma de decisiones es una actividad humana intelectual dirigida a la búsqueda de los caminos para lograr el objetivo propuesto, tanto en los negocios, como en la vida en general.

 

De manera más amplia, se puede reducir la definición de la toma de decisiones a la selección de una o más variantes de acción entre todas las posibles. Como ejemplo, la administración (de negocios, pública, etc.) exige la capacidad de la toma de decisiones como la característica principal del profesional. Este proceso está presente en todas las fases de los negocios: desde la decisión de producir u ofrecer algún producto o servicio a la sociedad hasta llevar al mercado este producto o servicio. Todos los implicados en este proceso deben saber tomar decisiones: los jefes, trabajadores, analistas, expertos; la eficacia del trabajo depende de cada uno de los involucrados en el proceso económico del mercado.

 

En lo que se refiere a la toma de decisiones empresariales, se trata de las soluciones políticas, económicas, financieras, jurídicas, técnicas, mercadológicas, logísticas y, quizá, otras, en las que se sostiene el éxito del negocio. La mayoría de estas decisiones dependen directamente de los administradores que tienen que tratar a otras personas durante todo el proceso productivo.

 

Así, es necesario saber explicar a otras personas (subordinados, colegas, socios, inversionistas, distribuidores, consumidores) el porqué de la solución propuesta. En este proceso se toman en cuenta las preferencias e intereses de todas las partes involucradas, aplicando no solo los meros cálculos, sino también las capacidades lógicas argumentativas.

 

Uno de los procesos más importantes que requiere la capacidad de toma de decisiones son las negociaciones. Las negociaciones es una actividad basada en la solución de un problema o conflicto y en la que participan como mínimo dos partes. Siempre se supone que los implicados tienen algún punto en común y por esta razón están interesados en resolver la situación de manera conveniente tanto para cada uno de los participantes, como para ambos.

 

En caso contrario, no se trataría de las negociaciones sino de otras actividades de comunicación e interacción humana. Si los intereses coinciden por completo, se trata de la colaboración; mientras que en el caso de las divergencias totales de decisiones, se trata de la competencia, confrontación o una simple lucha de intereses.

 

Las negociaciones, más allá de lo empresarial, son una parte indispensable de nuestras vidas y de las relaciones interpersonales. Dicho de otra manera, es el camino más cómodo de obtener de los demás lo que uno necesita, pero sin afectar a los demás. No en vano este proceso se considera intelectual y, por consiguiente, requiere una capacidad colosal de la toma de decisiones para las finalidades no menos importantes (en algunas situaciones quizá más importantes), como, por ejemplo, discutir con la contraparte un problema de mutuo interés o tomar una decisión conjunta. En cada caso concreto las negociaciones deben cumplir ciertas funciones que el especialista tiene que considerar a la hora de la preparación estratégica basada en la toma de decisiones.

 

La función informativa (o comunicativa) es propia del intercambio de los puntos de vista, cuando las dos partes aún no están dispuestas a actuar juntos en virtud de la conveniencia para el negocio o para cualquier actividad que estén realizando y desde la cual es importante tomar las decisiones. Esta función consiste en la presentación de los datos, hechos y, si es necesario, opiniones referentes al punto de negociación. El negociador tiene muy claro que el objetivo en este intercambio de puntos de vista no es convencer ni persuadir a la contraparte, sino presentar sus ideas y recibir las de la otra parte. Posteriormente, esta información ayudará a proceder con el análisis de las situaciones y a tomar las decisiones adecuadas.

 

Otros tipos de las negociaciones pueden requerir la función reguladora y coordinadora que se realizan, a diferencia de la función comunicativa, en los casos cuando ya existen relaciones de interés mutuo entre las dos partes y las negociaciones sirven para tomar decisiones basadas en los acuerdos previamente logrados.

 

Existen situaciones en las que una de las dos partes accede a negociar, pero sin la voluntad de resolver nada o, incluso, sin intenciones de intercambiar opiniones. Se utiliza este tipo de negociaciones, por ejemplo, para distraer la atención de la contraparte. Son comunes en el ámbito del comercio, cuando a una de las partes le interesa únicamente conocer la causa del éxito de la competencia o de la contraparte.

 

Existen diferentes tácticas para elaborar el esquema de las negociaciones con el objetivo de tomar decisiones más apropiadas y de más ventaja para el negocio y para una situación concreta. El proceso de la toma de decisiones, como todo proceso intelectual, requiere una constante práctica y entrenamiento. No obstante, son cuatro puntos esenciales que ayudarán a no desperdiciar el tiempo y desarrollar de manera más cómoda las habilidades de toma de decisiones y, sobre todo, de un buen negociador.

 

En primer lugar, no se debe olvidar el costo de la decisión tomada. El segundo punto es la garantía del resultado de todo el proceso. A veces el camino más fácil no garantiza el resultado necesario para la empresa o para la persona. El tercer punto son las posibles pérdidas y su viabilidad respecto al resultado garantizado. Y por último, es el éxito global de las decisiones tomadas, el resultado a largo plazo que permita prosperar.

 

A veces se suele creer que las negociaciones son necesarias para llegar a un acuerdo. Aunque esta aseveración es correcta en general, no se puede obviar otras finalidades no menos importantes (en algunas situaciones quizá más importantes), como, por ejemplo, discutir con la contraparte un problema de mutuo interés o tomar una decisión conjunta. En cada caso concreto las negociaciones deben cumplir ciertas funciones que el especialista tiene que considerar a la hora de la preparación estratégica basada en la toma de decisiones.

 

La función informativa (o comunicativa) es propia del intercambio de los puntos de vista, cuando las dos partes aun no están dispuestas a actuar juntos en virtud de la conveniencia para el negocio o para cualquier actividad que estén realizando y desde la cual es importante tomar las decisiones. Esta función consiste en la presentación de los datos, hechos y, si es necesario, opiniones referentes al punto de negociación.

 

El negociador tiene muy claro que el objetivo en este intercambio de puntos de vista no es convencer ni persuadir a la contraparte, sino presentar sus ideas y recibir las de la otra parte. Posteriormente, esta información ayudará a proceder con el análisis de las situaciones y a tomar las decisiones adecuadas. Otros tipos de las negociaciones pueden requerir la función reguladora y coordinadora que se realizan, a diferencia de la función comunicativa, en los casos cuando ya existen relaciones de interés mutuo entre las dos partes y las negociaciones sirven para tomar decisiones basadas en los acuerdos previamente logrados.

 

Existen situaciones en las que una de las dos partes accede a negociar, pero sin la voluntad de resolver nada o, incluso, sin intenciones de intercambiar opiniones. Se utiliza este tipo de negociaciones, por ejemplo, para distraer la atención de la contraparte. Son comunes en el ámbito del comercio, cuando a una de las partes le interesa únicamente conocer la causa del éxito de la competencia o de la contraparte.

 

Hay diferentes tácticas para elaborar el esquema de las negociaciones con el objetivo de tomar decisiones más apropiadas y de más ventaja para el negocio y para una situación concreta. El proceso de la toma de decisiones, como todo proceso intelectual, requiere constante práctica y entrenamiento.

En vista de que un equipo de astrónomos independientes de la NASA ha descubierto un sistema solar compuesto de siete planetas de tamaño muy similar al de la tierra surge la pregunta  ¿Existe la posibilidad de que compartamos estos reinos celestiales con otros seres inteligentes? Hollywood nos dice sin miramientos que sí. No es por gusto que cada año nos bombardea con alguna saga interestelar de gran presupuesto y mucha imaginación

 

Pero, pongámonos serios ¿qué dicen en realidad los científicos? ¿Hay alguien ahí afuera? La mayoría de los investigadores serios creen que la respuesta es sí. Muchos de ellos pasan la vida entera buscando las pruebas para afirmarlo. Esa búsqueda ha sido emprendida desde los años 70 y cuenta con muchísimos colaboradores, entre expertos y principiantes. Se le denomina búsqueda de inteligencia extraterrestre, conocida por sus siglas en inglés como SETI.

 

¿Por qué muchos científicos son optimistas a este respecto? En general, este optimismo procede del hecho de que nuestro sitio en el cosmos no es extraordinario o privilegiado de ninguna manera. El Sol puede ser el centro de nuestro "universo particular", pero es un simple actor de reparto dentro del conjunto del universo. La Vía Láctea alberga diez mil millones de estrellas similares, algunas de ellas de mucho mayor tamaño que el Sol, y en diferentes puntos de desarrollo estelar.

 

Si le parece poca cosa, medite el hecho de que existen más de cien mil millones de otras galaxias que podemos observar únicamente a través de nuestros telescopios. Así que afrontémoslo, hay más estrellas similares al Sol esparcidas por el universo visible que árboles en el planeta tierra. El sólo hecho de suponer que nuestro arbolito es el único lugar en el que ocurre algo interesante es una absoluta estupidez (con el perdón de los más susceptibles).

 

Por más que acuse nuestro orgullo y nos duela el corazón, es probable que la Tierra no sea el baluarte intelectual del cosmos. Entonces, ¿En dónde radica el problema fundamental? En que las distancias espaciales son tan grandes, que no es posible ir a visitar a nuestros vecinos así como así. Muy a pesar de lo que diga la ciencia ficción, llegar con una nave espacial hasta sistemas de estrellas distantes es una tarea bastante difícil. 

 

La velocidad de los cohetes y naves terrestres ronda los impresionantes 48.300 kilómetros por hora. Algo que es menos espectacular cuando se piensa que esas naves tardarían mil siglos en llegar a Alfa Centauri, la estrella más próxima a la tierra, que se ubica a unos 4 años luz de aquí. Claro que un cohete más veloz tardaría menos, pero también consumiría mucha más energía de la que es posible concebir. Hasta la fecha nuestros telescopios o radiotelescopios no han conseguido captar una sola señal extraterrestre debidamente confirmada. 

 

Mucha de esta larga espera se debe a las limitantes que imponen las leyes de la física, pero no pierda la esperanza, el hecho de que sigan apareciendo exoplanetas que orbitan estrellas similares a la nuestra comienza a abrirnos los ojos ante el hecho de que eventualmente hallaremos vida fuera de aquí. Lo que hay que tener claro es que puede no ser necesariamente vida inteligente, o por otro lado ser mucho más "inteligente" que la nuestra. 

 

Los microorganismos cuentan como vida, y puede que haya muchos de estos en la variedad de planetas que habitan el universo, la clave está en saber cuándo nos acercaremos a dichos planetas. Estos maravillosos descubrimientos serán disfrutados sin duda por las próximas generaciones cuando probablemente nosotros estemos ya muy pero muy lejos de aquí. 

Dionisio Gutiérrez la semana pasada estuvo de visita en Quetzaltenango, con el fin de “promover su fundación” Libertad y Desarrollo, o más claramente, el promocionar su imagen personal, la cual se dio a través de una ponencia en donde se enfocó en hablar sobre pobreza, desigualdad, crecimiento económico, y la política a través del financiamiento ilícito en los partidos políticos.

 

La percepción y resultado de esta actividad dejó a muchas y a muchos enamorados con su lisiada teoría del derrame económico distribuida en los sectores del país y la recuperación de los principios y valores en los partidos políticos, que bueno, a mi parecer los aproximadamente mil partidos políticos que han germinado en el país, han carecido de ideología, misión, visón, objetivos, principios, entre valores morales y profesionales, en fin, muchas otras características más.

 

Pero en esta edición del Paseo Coyuntural, nos enfocaremos en el tema del financiamiento ilícito y las varias formas en qué se da en los partidos políticos de Guatemala, ya que desde que tengo memoria, los partidos se originan y se sustentan a partir de grupos élites que han ostentando el poder político, económico, social en el país.

 

Partidos políticos como el de la Democracia Cristiana, MAS, PAN, FRG, GANA, UNE, PATRIOTA y FCN-Nación, sostienen algo en común, 1) Que han estado al frente del organismo ejecutivo, legislativo y judicial de la República de Guatemala. 2) Han promovido e incrementado los niveles de corrupción e impunidad dentro del Estado de Guatemala, que han ido desde la cooptación de las instituciones del Estado, venta de instituciones y medios de comunicación estatales, apertura a la entrada neoliberal, exención de impuestos a grupos de poder económico, empresarial y financiero, enriquecimiento ilícito a partir de “obras y políticas sociales”, prestación de espacios al crimen organizado y narcotráfico entre otros más. 3) A excepción de PAN, UNE, FCN-Nación, los demás ya no existen dentro de la multicultural elite de partidos políticos de Guatemala.

 

Tal y como lo he descrito en el orden de gobiernos partidistas, desde la entrada de la nueva “era democrática” en Guatemala, los múltiples partidos políticos se han visto rodeados en el tema del financiamiento ilícito, el cual se ha venido realizando a partir de la corrupción asociativa (Funcionarios públicos – Empresarios, contratistas), la cual se da y se origina en la contratación de obra gris que opera en todos los renglones del Estado y que hasta ha llegado a implicar empresas internacionales, las cuales han pagado millonarios sobornos para la asignación de proyectos, tal es el caso Petrobras que ha dejado secuelas profundas en la élite política y social del país, ejemplo resistente: Alejandro Sinibaldi prófugo de la justicia por este y otros casos; sin obviar el más significativo en la coyuntura actual, tanto a nivel internacional y nacional, como lo es el caso de la empresa Odebrecht, que ha envuelto a más de 125 diputados que actualmente ostentan una curul en el Congreso de la República.

 

Otra de las formas de financiamiento ilegal se genera en medios de comunicación, los cuales son elementos medulares en las campañas políticas electorales, en dónde el objetivo fundamental es el de comunicar los mensajes, promesas e imagen de los candidatos y partidos políticos las 24 horas del día. Casos evidentes como el de los canales 3, 7, 11, 13; Radio Sonora y Central de Radios, son temas que también han demostrado el involucramiento ilícito entre los grupos elites de poder de Ángel Gónzález, siendo el abanderados su prófuga esposa Alba Lorenzana y el prófugo diputado Luis Rabbé, dueños de los medios señalados que han gozado de intereses y prioridades en contrataciones del Estado. Así mismo, sin dejar de hacer mención el tema más significativo en la presente coyuntura como lo es el Narcotráfico, que hoy en día se ha apoderado de los partidos políticos y que su único fin es expandirse dentro del sistema estatal; casos particulares que se han sido evidentes desde los gobiernos de la UNE y Partido Patriota, (a la espera de brindar la información de financiamiento de FCN-Nación), vínculos que en su momento obedecen a estos grupos ilícitos, que buscan contar con protección política, información y libertad de acción en las zonas en que operan.

 

Ante estos contextos señalados, es evidente la urgencia y necesidad en promover y apoyar las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos, así como el apoyo al fortalecimiento institucional y eficaz funcionamiento del Tribunal Supremo Electoral; con el fin primordial de erradicar el involucramiento de personajes e instituciones ilícitas, ocultas y paralelas en en la multicultural elite de partidos políticos, que a lo largo de los períodos de gobierno, han encontrado los mecanismos para cooptar las instituciones del Estado de Guatemala, reflejándose en el costo social de las estructuras de salud, educación, seguridad, infraestructura, empleo entre otros más.

 

Amigas y amigos, una vez más, ha sido un decoro el volver a redactar en el Paseo Coyuntural, nos consideramos en una próxima, hasta entonces.

Hesíodo, poeta griego y quien se dice estuvo activo entre los 750 y 650 a. C.es quien marca la primera ruptura literaria en la poesía. Y es que con su evolución tendrá varios matices durante el paso de los siglos para llegar, incluso, a las formas visuales que muchos autores contemporáneos aplican.

 

 

Pero en aquel entonces, la rebeldía literaria podía corresponder no a un acto de supuesta subversión, en la que se pierde toda la estética sin razón aparente: estaba más ligado a voces y temas. Como refiere el autor: “La nueva poesía dejaba atrás el tono aristocrático y heroico que había infundido Homero, para enfrentar la realidad con un fuerte acento popular”.

 

Al igual que gran parte de los autores que vivieron en la antigua Grecia, de Hesíodo no se conservan mayores datos biográficos. El único registro que queda es el de su fallecimiento, en el siglo VI a.C., en Ascra.

 

Se dice, además, que venció a Homero en un certamen de poesía. Otro elemento, que se resalta sobre su obra es el siguiente: la humanización que tuvo hacia los dioses, al darles una característica más humana.

 

En ese sentido, podría decirse que él, como Homero, fueron transgresores del establishment cultural y religioso. Sus posturas no rechazan el valor de ellos, de hecho, los colocan como seres poderosos, pero que, a su vez, tienen matices negativos; descubren su imperfección. Aunque, en el caso de Zeus, Hesíodo lo expone como un ser supremo.

 

Algo que se puede decir sobre la obra del autor, es la constante reflexión al trabajo, a su lucha que, más que alcanzar grandes méritos, se centra en una supervivencia. Es, al final de cuentas, la visión de un campesino; no es que eso le quite valor, sino que tenía una visión distinta a la de los filósofos.

 

La didáctica, como en casi toda la obra griega, está presente también. Su enseñanza es la importancia del trabajo, y con una visión muy similar, en cuanto a la intención, de la literatura picaresca. Además, aprovecha sus textos para hacer referencias técnicas al cultivo, que era su quehacer diario.

 

Es una forma literaria distinta a la que se conoce y se exalta, generalmente, del trabajo literario griego.