Connect with us

Tacita de Plata

#Cine | La belleza está allí, en La forma del agua

Eleázar Adolfo Molina

Publicado

el

  • 12
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El mexicano Guillermo Del Toro nos regala una nueva obra cinematográfica, fresca, sublime y con un tinte de intensa y apasionada revolución sexual.

La forma del agua, se ha convertido en este 2018 en la película con más nominaciones para los premios de la Academia de Hollywood, conocidos como los premios Oscar.

La película cuenta con un extraordinario repertorio musical, obra de Alexandre Desplat, quien fue premiado con un Oscar por su música ya en una ocasión con El gran hotel Budapest.

La fotografía es una de las más desarrolladas en la película, el juego de planos y enfoques a lo largo de la historia, nos permite contemplar cada uno de los detalles y colores de una historia, ambientada en los Estados Unidos de Eisenhower.

Se podría decir que La forma del agua, es una oda a la inclusión y a la equidad realizada por Del Toro, pues nos narra la historia de un amor sumamente imposible y marginado.

Elisa Esposito es el principal personaje de la historia; ella es una mujer que quedó muda por un accidente que le deja unas cicatrices en el cuello. Se comunica usando el lenguaje de señas.

Vive sola, al lado de un pintor que es homosexual. Ella es conserje de un laboratorio secreto en Baltimore, pero por su discapacidad es marginada por sus compañeros y sus superiores.

En la historia, Del Toro, nos regala un argumento en donde la libertad, el amor y ante todo, la igualdad son los pendones que se pueden apreciar a lo largo de toda su obra. Ya que por medio de los diferentes personajes, nos relata una historia que nos remarca la importancia del amor, en su más pura expresión.

Guillermo Del Toro explora el romance de cuento de hadas, mostrado en la Bella y la Bestia, pues él decide ir más lejos. Demostrando que la relación entre Elisa y el anfibio pasa a ser sexual.

En toda la película no se observa una escena explicita de sexo, sin embargo el magistral trabajo de Del Toro, logra hacer que el espectador contemple una relación zoofilica entre los protagonistas principales.

Esta revolución del cineasta mexicano, lo reivindica como el más grande director de cine fantástico de la actualidad, ya que sus monstruos son lo más cercano al reflejo mismo de la humanidad.

La forma del agua, se convierte en la alegoría perfecta de la aceptación del amor en sus distintas formas. Levantando consigo el debate de los límites del amor, la equidad.

Para The Ringer, medio especializado en cine, el filme de Del Toro es el conceptualmente más atrevido en mucho tiempo.

“Lo único que la separa de una calificación para mayores de 18 años es la ausencia de la erección de la criatura en pantalla (aunque Elisa la describe con lenguaje de signos)”, escribe Kate Knibbs. “Este extravagante erotismo no ha detenido los aplausos del público y la crítica. Yo les aplaudo por una razón diferente: que una fábula freak sobre el poder del sexo entre especies se haya convertido en algo generalista”.

Quizás sea por esa irreverencia o ese sentido de la igualdad, qué el filme de Del Toro se ha convertido en el favorito de Hollywood en el presente año. Sin lugar a dudas es una película que se debe, contemplar y admirar, con la más amplia apertura de la mente claro está.

Ver nota completa
Advertisement
Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tacita de Plata

10 piezas en marimba que todo quetzalteco debe escuchar

Eleázar Adolfo Molina

Publicado

el

  • 102
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Este 20 de febrero se conmemora el día de la identidad nacional, el Día de la Marimba, nuestro instrumento nacional.

La ciudad de Quetzaltenango y toda la región de Los Altos deben sentirse orgullosa, pues es de estas tierras de donde han emergido los maestros marimbistas más virtuosos de nuestra Guatemala.

Es por eso que hoy, en homenaje al instrumento nacional, en un emotivo recordatorio de aquellos almuerzos familiares alrededor de las mesas de los abuelos, compartimos con ustedes trece piezas de marimba para enamorarnos de nuestra Xelajú eterna.

Uno de nuestros más grandes compositores sin duda alguna es Wotzbelí Aguilar, autor de diversas piezas musicales, la primera que compartimos del maestro, es una que puede realmente enarbolar el sentimiento altense.

“Tristezas quetzaltecas” es una composición musical que posee una melodía alegre, que a pesar del nombre, nos recuerda que nuestras tristezas tendrán consuelo siempre, además de recordarnos que en la vida, debemos sonreír, pues al escuchar esta melodía, una sonrisa melancólica nos une a la tierra que nos vio nacer.

La fe es uno de los elementos esenciales en el alma de los altenses, es por eso que no es de extrañar que la siguiente composición nos haga memoria de nuestras raíces y de la creencia de nuestro pueblo.

A ritmo de son, el maestro Raymundo Díaz compuso para la enternecedora imagen del Niño del Santísimo esta pieza musical. Misma que en palabras del finado artista, trataba de retratar la ternura e inocencia del divino infante de la ciudad altense.

El son del Niño del Santísimo es una de las composiciones musicales vertebrales dentro del pensamiento que ayuda a formar la forma de vida de la ciudad de Quetzaltenango.

Sin lugar a dudas el más polifacético y recordado compositor de marimba de la ciudad es el recordado Domingo Betancourt. Mismo que ayudó a forjar la presencia de la marimba por medio de sus obras musicales de incalculable valor.

Una de ellas es la melodía titulada “Santiaguito”, misma que hace alusión al volcán homónimo. De alegra melodía y singular armonía, nos vuelve a demostrar la alegría de la marimba en su sonido.

La ciudad de Quetzaltenango no se puede concebir sin su equipo de futbol el Xelajú Mario Camposeco, el equipo departamental más victorioso del futbol guatemalteco.

La pasión que despierta dicho equipo invade todo el movimiento de vida de la ciudad, el cariño que se le tiene a la institución es tan grande, que en homenaje al campeón nacional de 1962, Luis Hurtado, compuso esta festiva pieza de marimba titulada “Xelajú MC”.

El maestro músico Jesús Castillo, oriundo del municipio de San Juan Ostuncalco, sin lugar a dudas fue una de las lumbreras del arte nacional en la primera mitad del siglo XX.

Su obra magistral titulada “Fiesta de pájaros” es una de las melodías más exquisitas realizadas en tierras guatemaltecas. Los arreglos musicales para poder ejecutar la misma en marimba fueron hechos por el maestro Rocael Hurtado.

La Virgen del Rosario ocupa un lugar central en el corazón de la ciudad. El mes de octubre marca la feria patronal de la ciudad que acude a ella en todo momento.

Su belleza e historia cautivaron al maestro Wotzbelí Aguilar quien le compuso la pieza musical titulada “La Patrona de mi pueblo”. Misma que enarbola el sentimiento de alegría, nostalgia y fe de un pueblo.

La ciudad de Quetzaltenango es la tierra que ha abrazado la marimba. En su entrada principal podemos observar el hermoso monumento a la marimba obra del maestro Galleotti Torres.

El corazón de un quetzalteco siempre buscará volver a su hogar, regresar a su tierra, esta tierra nuestra, pues en ella hemos depositado a nuestros difuntos, hemos ganado y perdido amores, hemos vivido.

Hay cuatro composiciones de marimba que vuelven única a la ciudad de Quetzaltenango. Las cuatro reflejan a su manera el sentimiento altense, el orgullo y el amor por esta tierra.

La primera es obra del maestro Benedicto Sáenz, importante músico en la historia nacional, nacido de la nueva Guatemala de la Asunción, le compuso este hermoso vals a la ciudad, al que tituló simplemente “Xelajú”.

Después de los terremotos de principio de siglo XX, viendo a su ciudad devastada, el compositor Mariano Valverde escribió su obra magistral, un extraordinario vals, que a la luz de la tristeza de los temblores, nos recordó que vale la pena vivir.

Elegante vals que encoge el corazón y hace revivir viejos amores, viejas tristezas, viejas tertulias. De seguro caminó por las calles en ruinas y en la oscuridad vio una luz, la luz de la luna. Entonces de su alma nos regaló “Noche de luna entre ruinas”.

El orgullo de la ciudad fue el Ferrocarril de Los Altos. Medio de transporte que cruzaba la boca costa guatemalteca para conectar la ciudad de la estrella con el mar. Su tramo corto al igual que su vida, llevaba los vagones del tren eléctrico de Quetzaltenango a San Felipe Retalhuleu.

Domingo Betancourt, joven en el momento de la inauguración del ferrocarril, compuso para la eternidad la festiva pieza de marimba titulada “Ferrocarril de Los Altos”. El ferrocarril nos lo arrebató Ubico, pero sigue vivo en nuestros corazones por medio de dicha composición.

Para concluir este paseo musical por nuestras piezas de marimba, es imposible dejar de lado el himno de todos los quetzaltecos.

El amor siempre será elemento importante en nuestra ciudad, es el combustible que nos mueve. Francisco “Paco” Pérez nos regala el hermoso vals titulado “Luna de Xelajú”. ¿Quién no ha suspirado por una morena?

La marimba es nuestro instrumento nacional, en sus sonidos podemos encontrar el sístole y diástole de nuestro ser. Hemos crecido oyendo las más bellas composiciones. Nos hemos descubierto guatemaltecos por medio de sus acordes. La marimba es un orgullo de Los Altos.

Ver nota completa

Tacita de Plata

Acompáñanos en un recorrido por la Cuaresma quetzalteca

Eleázar Adolfo Molina

Publicado

el

  • 20
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Miércoles de Ceniza marca la época cuaresmal. En la ciudad de Quetzaltenango representa el peregrinaje por los barrios más antiguos de la ciudad. Los mismos donde se resguardan los tesoros de la devoción popular altense.

La ruta se inicia con la conmemoración del Primer Viernes de Cuaresma en el barrio de El Calvario. Lugar a donde acuden las personas para venerar a las imágenes de Jesús en su representación de la caída camino al calvario. Además de acudir a la mirada maternal de la Virgen de Soledad.

Virgen de Soledad de la iglesia El Calvario / Foto DLA: José J. Guzmán

La romería del Primer Viernes representa a la vez la feria cantonal más grande la época, siendo la segunda de mayor actividad comercial en la urbe altense.

La solemnidad se traslada después a la Catedral del Espíritu Santo. El templo de la fe altense que resguarda en sus paredes la imagen del Justo Juez.

La visita del Segundo Viernes a la Catedral, permite contemplar en un único lugar a la mayoría de las imágenes de pasión de la ciudad que a lo largo de la Cuaresma y Semana Santa, son llevadas por los fieles en las principales calles de la metrópoli altense.

Se pueden contemplar además del Justo Juez, quien es el primer nazareno de la ciudad, la imagen del Señor Sepultado y Virgen de Dolores, Jesús de la paciencia y Jesús de la Columna.

La tercera semana de Cuaresma nos traslada a la hermosa iglesia otrora franciscana de la ciudad, San Bartolomé. Se acude a venerar la imagen del Señor Sepultado y Virgen de Dolores de aquel barrio. Permitiendo ver la identificación de un barrio con su devoción.

Nazareno de San Bartolomé en 2017 / Foto DLA: Archivo

La cuarta semana nos hace subir el cerrito de la transfiguración, para contemplar al crucificado de los Ovando. La visita incluye además la romería al Sepultado del barrio, mismo que según fuentes históricas, era el Sepultado durante la época conservadora de la antigua ermita de San Nicolás de Tolentino.

La quinta semana de Cuaresma, permite la romería solemne al Sepultado de San Nicolás. Se visita el hermoso templo gótico de la ciudad para orar delante del Cristo Sepultado de los quetzaltecos.

Dentro de la iglesia de San Nicolás se permite contemplar también a la Virgen de Dolores y San Juan y María Magdalena, obras escultóricas magistrales de Dubois.

Se visita también al Cristo resucitado y a Jesús Nazareno de la hermandad infantil de la ciudad.

El Sexto Viernes, conocido como Viernes de Dolores, los pasos de la fe altense se dirigen a la iglesia de San Juan de Dios, al antiguo hospital, para contemplar la mirada amorosa del protector de la ciudad, el Nazareno de Estrada Cabrera.

Señor Sepultado de San Nicolás en Quetzaltenango / Foto: cucuruchoenguatemala.com

Permitiéndonos ver inclusive a la Dolorosa aparecida en la casa de los Anguiano. Ambas imágenes de mucha devoción dentro de la ciudad de Quetzaltenango.

La Cuaresma altense se inicia así pues, en el Calvario, concluyendo en el corazón de cada quetzalteco que visita sus imágenes de devoción, que cuenta historias y que traslada el alma altense a sus hijos y nietos, de forma oral y presencial, debajo de los centenarios techos de nuestros templos.

Foto de portada: Alegorías Quetzaltecas
Ver nota completa

Tacita de Plata

#OrgulloAltense | El Mapa en Relieve, una obra de ingeniería quetzalteca

Eleázar Adolfo Molina

Publicado

el

  • 63
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

En la ciudad de Guatemala, al norte de la misma, al final de la avenida Simeón Cañas, se encuentra el llamado “Hipódromo del norte”. Lugar que desde hace más de cien años guarda celosamente el mapa en relieve.

¿Pero qué tiene que ver esto con Quetzaltenango? La respuesta es sencilla, es uno de los triunfos más grandes de la ingeniería nacional, elaborada por un quetzalteco, mientras otro altense era presidente.

En la primera década del siglo XX, Manuel Estrada Cabrera era presidente de la república. Ya había construido el imponente templo a Minerva de la ciudad capital,pero para decorar el área solicitó a Francisco Vela la construcción del mapa en relieve.

Foto DLA: Eleázar Adolfo Molina

El reto titánico levantó muchos mitos, como el de que recorrieron a pie durante 16 años toda Guatemala, para levantar la cartografía adecuada del relieve nacional y plasmarlo en un mapa. No hay certeza de esta situación.

Sin embargo lo que sí se sabe, es que el mapa fue construido de 1904 a 1906.Se creía que había sido construido en 1905, pero gracias a una restauración, la municipalidad de Guatemala encontró una placa en donde menciona a 1904 como el año inicial de la construcción del mismo.

Foto DLA: Eleázar Adolfo Molina

Francisco Vela tuvo la idea de un mapa en relieve en 1888, cuando se encontraba explorando el volcán Zunil. La idea fue patentada en 1902.

Su elaboración tiene ladrillo, argamasa, piedra pómez (según tradición oral, llevada desde el volcán Santa María), la apertura del monumento fue el 29 de octubre de 1905.

Francisco Vela no elaboró la obra titánica solo, fue acompañado de los ingenieros Claudio Urrutia y Ernesto Aparicio; los dibujantes Eduardo Castellanos, Salvador Castillo y Eugenio Rosal; los artistas Domingo Penedo y Antonio Donelli, y el maestro de obra Cruz Zaldaña, quien firmó en un ladrillo su aporte al mapa.

Foto DLA: Eleázar Adolfo Molina

Francisco Vela nació en Quetzaltenango el 23 de julio de 1859. Sus primeros estudios los realizó en nuestra ciudad, pero luego ingresó a la escuela politécnica, graduándose a los 19 años como Sargento Primero de la Compañía, con el grado de subteniente de ingenieros y topógrafo.

Estudió en la American School of Correspondece de Filadelfia, USA. Obteniendo el título de Ingeniero de Telégrafos y luego el de Administrador Municipal.

En el mapa en relieve, se encuentra un monumento en honor de Francisco Vela, realizado por el quetzalteco Rodolfo Galleotti Torres. En el mismo, podemos observar el busto de Vela, colocado en una columna de piedra, que tiene grabado en ella la letra “Q” de su tierra natal, además de la palabra Quetzaltenango en clave morse.

El agua de los ríos y lagos es surtido gracias a un depósito subterráneo de 60 metros cúbicos, funciona con un sistema interno de corrientes de agua basado en la teoría del nivel de los líquidos por vasos comunicantes. Demostrando que la operación de nivel y delimitación del territorio son exactas. La cada de distribución se encuentra en el macizo de Los Cuchumatanes.

Foto DLA: Eleázar Adolfo Molina

La barandilla del mapa, posee medallones decorativos con bajorrelieves, realizados en el taller A. Doninelli & Cía. Los medallones demuestran simbología de la república, por ejemplo el escudo nacional, la ceiba y el emblema de la República de Guatemala.

Francisco Vela es uno de los altenses inmortales, un orgullo para esta tierra que nos siente todos los días. Un orgullo de Los Altos. 

Foto de Portada: Soy502
Ver nota completa
Advertisement

Copyright © 2018 Diario de los Altos. Quetzaltenango Guatemala.