Connect with us

Tacita de Plata

Celebramos 180 años de la fundación del Sexto Estado de Los Altos

Eleázar Adolfo Molina

Publicado

el

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El 2 de febrero se conmemora un aniversario más del “Acta de pronunciamiento de Quetzaltenango”, documento que daba vida al Estado de Los Altos.

La historia nacional de Guatemala tiene un gran velo de misterio, de preguntas sin respuestas y sobre todo de censura. Desde el mismo 15 de septiembre de 1821, pasando por la Federación Centroamericana, los gobiernos liberales, Estrada Cabrera y Ubico, la Revolución y Contra Revolución, añadiendo el conflicto armado interno y nuestro día a día.

1838 era un año convulso para la Federación Centroamericana, disputas de las clases dominantes para poder controlar todo, una guerra civil en el Estado de Guatemala que desangraba el oriente y el centro. Anarquía, debilidad. Gálvez contra Carrera. Carrera contra Morazán.

En medio de este tornado de sucesos y sangre, un 2 de febrero de 1838, se enarbolaba la bandera de la libertad por parte de la élite que controlaba la ciudad de Quetzaltenango.

La ciudad en los primeros días estuvo sola ante esta aventura estatal. Fue hasta el 5 de febrero que las alcaldías de San Miguel Totonicapán y Sololá se unieron formalmente al Estado de Los Altos

La villa de Suchitepéquez, que en la división geográfica de aquella época formaba parte del departamento de Sololá se ensambló a la causa altense, al prometérseles convertirlos en departamento, situación que traería beneficio a Mazatenango, Cuyotenango y Retalhuleu.

Este era el territorio del Estado de Los Altos dentro de la Federación Centroamericana. / Foto: la-opinion-argentina.blogspot.com

Para el investigador Arturo Taracena Arriola “queda claro que la ciudad de Quetzaltenango fue la que se pronunció en favor de convertirse en Estado aparte del de Guatemala y que su propósito inicial consistió en convencer a los otros departamentos altenses (Totonicapán y Sololá, incluido en este el partido de Suchitepéquez) de seguir su ejemplo”.

Los primeros dos puntos de aquella acta mencionan: “1°. Los habitantes de esta ciudad, se segregan del Estado de Guatemala, hasta que el congreso federal decrete la formación de un Sexto Estado”.

Sin embargo, al segregarse la ciudad, esta quedaba indefensa, por lo que en el punto dos del acta reza que “Entretanto que esto se verifica, el pueblo se somete a la protección de las autoridades supremas federales de la República y será regido por un gobierno provisorio”.

El naciente Estado se ponía bajo la protección de Morazán que en aquel momento había negado apoyo a Gálvez para controlar a los montañeses, permitiendo el ascenso de Rafael Carrera, situación que lamentaría después.

El día 5 de febrero se forma un ejecutivo compuesto por cuatro miembros, Marcelo Molina Mata por Quetzaltenango, Félix Juárez por Sololá, Joaquín Mont Prats por Totonicapán y José Tomás Sacasa por Suchitepéquez.

Retrato de Marcelo Molina, posteriormente fusilado por Rafael Carrera. / Foto DLA: archivo

Para el historiador altense Oscar Soto “la creación del Estado de Los Altos, fue un hecho histórico, político, económico y social dentro de la Federación Centroamericana; que pese a su importancia no se le ha dado un lugar dentro de los programas de estudio de nuestra educación nacional”.

Taracena Arriola menciona que la historia del Estado de Los Altos “es principalmente la historia de una élite, porque los promotores y actores de esa gesta histórica fueron en gran medida los miembros de las élites departamentales de la región de Los Altos, compuestas por una minoría de criollos y ladinos”.

El 2 de febrero se conmemora el pronunciamiento de una ciudad contra una anarquía y un sistema que no era acorde a sus deseos. El inicio de un sueño de libertad que intento dos veces más levantarse.

No es correcto decir que Quetzaltenango fue un país. Quizás si los acontecimientos históricos que sucedieron después de aquella memorable fecha, hubiesen sido distintos, que aquel Estado de Los Altos se hubiese mantenido, hoy probablemente seriamos una nación de las que componen el istmo centroamericano. Fue un trámite administrativo, equivalente en nuestros días al que se realiza para la creación de un departamento.

Sin embargo, la importancia de aquel acontecimiento histórico es incuestionable. Por primera vez se debatió la idea de suprimir el monopolio político, económico y administrativo que ha tenido la capital. Al no tener solución se opta por la creación de un nuevo Estado.

Ese acto de segregación, de tomar en manos propias los destinos de una región fue suficiente para que quedará una herencia en la psiquis de la sociedad altense. El orgullo viene desde ese momento, de las batallas posteriores y de los martirios que se sufrieron por la causa del Estado de Los Altos.

Dicho sueño de libertad debe ir más allá en nuestros días y no quedarse a ser el nombre de una barra que cada semana apoya a nuestro equipo de futbol. Al ser la segunda ciudad del país, en la coyuntura en que vivimos hoy en día, le debemos el coraje de luchar por nuestros ideales, por mejorar nuestra ciudad a los altenses que enarbolaron las ideas de la libertad.

Quezaltenango, durante los primeros días de la Patria / Foto DLA: archivo

Nostálgicamente vemos como la ciudad sucumbe ante la indiferencia y el olvido, no solo de las autoridades en turno, también del quetzalteco. Desconocemos nuestra historia, somos indiferentes ante problemas que nos atañen a todos como sociedad.

Una muestra de gratitud al legado del Estado de Los Altos, debe ser retomar el liderazgo a nivel nacional, con líderes políticos, con artistas plásticos, músicos y poetas. Vivir realmente la Cuna de la Cultura y dejar de vivir en el pasado. Independizarnos de toda indiferencia y levantar de nuevo un nuevo Teatro, un nuevo Palacio Municipal, una nueva Torre a Centroamérica.

Los altenses somos románticos por excelencia, pero ese romanticismo no debe traducirse en el letargo en el que nos encontramos.

¿Qué dirán de nosotros en 179 años? ¿Hablarán de nosotros o seguirán hablando de aquellos valientes que sí hicieron historia?

Los sueños de libertad, desarrollo y justicia, vienen de la mano con la palabra trabajo. El orgullo debe traducirse en acción. Los Altos no es el pasado que quedó sepultado por las balas del ejército de Carrera, Los Altos somos nosotros, luchando día a día por ser mejores.

Ver nota completa
Advertisement
1 Comment

1 Comment

  1. Manuel Pinto

    12 febrero, 2018 at 1:20 pm

    Que viva el héroe Nacional Rafal Carrera y muerte a los traidores de los altos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tacita de Plata

#SegundoViernes | Conoce la historia de la Catedral altense

Eleázar Adolfo Molina

Publicado

el

  • 20
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Alrededor de la década de 1520 es fundada la ciudad de Quetzaltenango. Sin embargo tardaría años en definirse ya como centro urbano colonial.

En 1528 llegan al asentamiento los franciscanos  fray Toribio de Benavente, fray Pedro Pontaza y Rafael Gonzalo. Mismos que proceden en la labor evangelizadora y de conversión, paralela a la conquista de estas tierras.

En 1532, a puertas de convertirse en el primer obispo de Guatemala, el licenciado Francisco Marroquín visita la ciudad, además de predicar el evangelio, Marroquín preside y dirige la agrimensura y medida del sitio de donde se erigiría la primera iglesia Católica del lugar.

Asociación del Señor Sepultado de Catedral durante el siglo XX / Foto: Archivo

Antes de volver a Santiago de Guatemala, Marroquín deja el proyecto bajo el cuidado de los franciscanos Pontaza y Gonzalo, mismos que reciben el apoyo de los principales de la ciudad.

Ya en la década de 1540, con las órdenes religiosas ya instaladas y en funcionamiento, la congregación de Quetzaltenango fue puesta a cargo de los franciscanos.

La capilla de la Virgen del Rosario / Foto: Archivo

Los frailes franciscanos continuaron la supervisión de la construcción del templo qué fue puesto bajo la advocación del Espíritu Santo. Además construyeron un convento dedicado a San Francisco de Asís. Patrono de la orden.

Es así como se levanta la primera iglesia del Espíritu Santo, misma que durante la época colonial hasta 1898 se convirtió en el centro religioso de la naciente Quetzaltenango.

La iglesia colonial del Espíritu Santo comenzó a dañarse tras los terremotos de 1765 y 1853. Daños que motivaron su demolición en 1898, para dar paso a una nueva iglesia parroquial.

Es así como en el acta de la Municipalidad de fecha viernes 23 de junio de 1899, se da invitación al concejo municipal de parte del párroco Rafael Coronado y Don Valentín Sáenz para que el domingo 25 de junio de dicho año, acompañen al acto de colocación de primera piedra del nuevo edificio religioso.

Así lucía la Catedral antes de ser construido el nuevo templo / Foto: Archivo

La nueva iglesia fue encargada al arquitecto italiano Alberto Porta, quien diseña una iglesia de estilo neogótico. Es en 1954 cuando se inauguran oficialmente las tres naves de la misma.

En 1991 fue terminado oficialmente el nuevo frontispicio de la Catedral, colocándole en el vitral del centro, la imagen de la patrona de la ciudad, la Virgen del Rosario.

La iglesia es sede del arzobispado de Los Altos, además de albergar las capillas de la Virgen del Rosario y del Justo Juez. El repujado del altar mayor de la catedral, es de plata y es obra del maestro platero Mariano Valverde Ruiz con fecha de 1779.

 La Catedral del Espíritu Santo es la sede de la fe católica en la ciudad de Quetzaltenango, su elegante diseño es ya patrimonio tangible de los altenses.

Ver nota completa

Tacita de Plata

Historia del Justo Juez de la Catedral del Espíritu Santo

Eleázar Adolfo Molina

Publicado

el

  • 26
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Cada segundo Viernes de Cuaresma, el pueblo católico de Quetzaltenango dirige sus pasos a la Catedral del Espíritu Santo. Lugar a donde acuden a venerar a la milagrosa imagen del Justo Juez.

En las tradiciones cuaresmales y de Semana Santa de nuestra Guatemala, la imagen del redentor cargando su suplicio es el epicentro de la fe durante todas las celebraciones, a excepción de los santos entierros y el domingo de resurrección.

Quetzaltenango es una ciudad fundada alrededor de la década de 1520, convirtiéndose desde entonces en un importante centro urbano del Reino de Guatemala. Pues se encuentra al centro de la región occidental del mismo.

Según datos de la Hermandad del Justo Juez y Virgen de Dolores, la imagen del Nazareno de la Catedral altense, es datada alrededor de 1531 y es atribuida al maestro escultor Juan de Aguirre.

Foto: youtube.com

A pesar de estar dentro de la tradición oral de la ciudad desde dicha fecha, fue hasta el siglo XVIII en que se inicia su procesión, por medio de las asociaciones religiosas permitidas durante aquella época.

Durante casi doscientos años, el Nazareno de la Catedral fue el epicentro de los oficios que conmemoraban la pasión de Cristo, en torno a él se realizaban los rezos de Vía Crucis de Viernes Santo.

Dicha situación produce qué la imagen sea amada por los quetzaltecos que durante casi dos siglos acudían a él para rememorar el camino de la Cruz.

Es en el año de 1910 con la llegada del Nazareno del Presidente Manuel Estrada Cabrera, en que devotos del Nazareno de la Catedral, deciden cambiarle de nombre, pasando a llamarse como Justo Juez.

La llegada del Nazareno de San Juan de Dios marca el inicio de la Semana Santa moderna en la ciudad altense. Pues además de provocar el cambio de nombre del Nazareno de la Catedral, produce la fundación de las primeras cuatro asociaciones religiosas que aun hoy en día conmemoran la Semana Santa.

Siendo las mismas, la hermandad de Jesús Nazareno y Virgen de Dolores de San Juan de Dios, la hermandad del Justo Juez y Virgen de Dolores de Santa Iglesia Catedral, la hermandad del Señor Sepultado y Virgen de Dolores de San Nicolás de Tolentino y la asociación del Señor Sepultado y Virgen de Dolores de Catedral.

Foto: devocionenquetzaltenango.wordpress.com

El Justo Juez permanece a lo largo del año en la nave sur de la iglesia Catedral, saliendo en procesión durante la Semana Santa en tres días.

El Martes Santo visita la casa del presidente de la hermandad, una procesión que sale en horas de la mañana y regresa a Catedral por la noche. En la misma se puede observar el encuentro con Jesús de la paciencia.

El Jueves Santo, alrededor del mediodía, recorre la llamada “estación” en su procesión de “la reseña”, siendo este cortejo uno de los más antiguos en la historia de la ciudad.

Por último, el Viernes Santo alrededor de las 8 de la mañana, la procesión penitencial del Justo Juez, misma que es acompañada por centenares de devotos y devotas en horas de la mañana.

Foto: jesusenguatemala.com

La iconografía de Jesús con la cruz a cuestas, en su camino al monte Calvario, es conocida como “Nazareno”, llevando en su cabeza la corona de espinas. Las facciones del rostro de dichas imágenes son de dolor y sufrimiento, aunque algunas llevan ternura y consuelo en sus miradas.

Las imágenes de los “Cristo Nazareno”, son de las más reproducidas dentro del arte cristiano. Es el misterio de pasión qué más ha llegado al corazón de los devotos.

La misma composición escultórica de marcha hacia adelante ha vuelto a dichas esculturas apropiadas para ser concebidas como imágenes procesionales.

Benedicto XVI en su libro “Jesús de Nazaret, desde la entrada en Jerusalén hasta la Resurrección”, nos mencionar al respecto de Cristo con su cruz: “(…) a Jesús no se le puede quitar su intima dignidad. En Él sigue presente el Dios oculto. También el hombre maltratado y humillado continúa siendo imagen de Dios. Desde que Jesús se ha dejado azotar, los golpeados y heridos son precisamente imagen del Dios que ha querido sufrir por nosotros. Así en medio de su pasión, Jesús es imagen de esperanza: Dios está del lado de los que sufren.”

 El Justo Juez de Catedral, es una de las imágenes más amadas por los quetzaltecos, además de ser el Nazareno al que se le dedica mayor devoción dentro de la ciudad.

Nuestras tradiciones cuaresmales y de Semana Santa, en torno a los misterios de la pasión de Cristo, se vuelven tesoros y legados íntimos para nuestros hijos. Siendo a la vez, orgullo de Los Altos.

Foto de Portada: cucuruchoenguatemala.com
Ver nota completa

Tacita de Plata

#Cine | The Post: la antorcha de la libertad de prensa

Eleázar Adolfo Molina

Publicado

el

  • 7
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Steven Spielberg es un titán de la dirección cinematográfica. En los últimos años ha explorado historias reales y dramáticas, regalándonos extraordinarias películas.

Ahora se ha unido con Meryl Streep y Tom Hanks, otras dos enormes luminarias de Hollywood para regalarnos una historia extraordinaria, en la lucha por la libertad de prensa.

The Post, es la historia sobre la lucha llevada en contra de la presidencia de Richard Nixon por The Washington Post y The New York Times, en su afán por publicar los archivos del Pentágono que demostraban las mentiras de los presidentes estadounidenses respecto a la guerra de Vietnam.

Mery Streep realiza una de las actuaciones más memorables de su carrera, pues encarna a la editora en jefe del Washington Post, Kay Graham. Este papel la tiene nominada este año como mejor actriz a los premios Oscar.

La película, se encuentra dentro de las nominadas a Mejor Película del Año. Su trama y argumento giran en torno a la lucha por la libertad de prensa y a la equidad de género en torno al trabajo, pues se observa la lucha entre Kay Graham y el concejo editorial que no apoyaba sus decisiones por ser mujer.

Se puede observar además, la presidencia de Nixon retratada como una presidencia censuradora e inquisitiva, situación que le llevo a ser el único presidente de Estados Unidos en renunciar al cargo.

Spielberg esgrime una película extraordinaria, didáctica y amena. En ella nos presenta una oda al periodismo de investigación, además de la ya mencionada lucha por el ideal de la libertad de prensa.

El director invita al periodismo moderno a repensar mejor las cosas, ya que hace una extraordinaria defensa del arte periodístico, en un mundo donde domina la nota roja, rosa o fantástica. La involución del periodismo que se dedica a desinformar y volverse parte de la civilización de espectáculo.

Spielberg nos muestra las grandes salas de redacción, con periodistas que eran de calidad, que buscaban las fuentes confiables, que luchaban por las primicias de las noticias. No como los medios actuales, que se basan en twitter para dar fuentes de noticias.

La historia demuestra el trauma de los norteamericanos al descubrir que desde la presidencia de Kennedy sabían que no podían ganar la guerra en Vietnam. Señalando al secretario McNamara, pues hace el informe que sirve de detonante de las publicaciones periodísticas.

La película defiende dos ideales, la libertad de prensa y el de un cine que ya no busca el arte, tan solo el entretenimiento. Es una carta de invitación para evaluar lo que consideramos prensa y lo que consideramos correcto.

The Post, es sin dudas una película que no deja indiferente a quien la vea, pues el papel de la mujer dentro de la lucha por la libertad de prensa fue determinante. La película es una oda a la prensa y a la equidad.

Ver nota completa
Advertisement

Copyright © 2018 Diario de los Altos. Quetzaltenango Guatemala.